Dos indígenas con pedido de prisión preventiva por homicidio doloso

0
43

Los dos adolescentes detenidos como presuntos responsables de homicidio doloso. Degollaron a otro integrante de la misma comunidad y están procesados.

Dos hermanos adolescentes de la comunidad indígena Arroyo Guazú, de la  parcialidad Avá Guaraní de la Aldea Azul, distrito de Minga Porã, están detenidos y procesados por el fiscal Carlos Almada como autores del homicidio doloso en el que perdió la vida otro integrante de la misma parciallidad. Resultó víctima fatal, Vicente Noceda Martínez, mayor de edad, cuyos restos fueron encontrados la mañana del lunes en la vía pública de la citada comarca. Conforme con los primeros datos recabados por la Policía y las propias autoridades de la Aldea Azul, víctima y victimarios se encontraban en un acontecimiento público de la comunidad hasta alrededor de las 04:00 del pasado lunes, cuando surgió un altercado entre el ahora fallecido, quien acertó a uno de los victimarios con un proyectil disparado por una hondita y se retiró corriendo del sitio del encuentro.

El acta de imputación hace referencia a la intervención del cacique Oscar Reinaldo Martínez y el comisario indígena, tal lo dispone el derecho consuetudinario y ambos colaboraron para aclarar el caso, siendo los presuntos autores rodeados por integrantes de la comunidad para ponerlos a cargo de las fuerzas del orden. En el lugar del suceso, los agentes de Investigación de Delitos de la Policía encontraron un pedazo de vidrio que, conforme surge de los avances investigativos, habría sido utilizado para la comisión del hecho punible. Uno de los ahora procesados, al momento de su detención, tenía en su poder un cortaplumas, arma principal con la que asesinaron al aborigen.

El médico forense, Javier Brítez, dijo en su informe que el occiso presentaba una herida cortante de 5 centímetros en la mandíbula derecha; herida corto punzante por debajo de la oreja con proyección a todo el cuello lateral interior e inferior que lesionaron los grandes vasos y el cartílago cricoides y una herida de aproximadamente 10 centímetros con resultado de degollamiento.

Con los elementos de juicios primarios, el fiscal Almada encuadró preliminarmente la conducta desplegada por los imputados dentro de lo previsto en el artículo 105, inciso 1°, en concordancia con el 29 del Código Penal. Atendiendo las circunstancias especiales del caso, se solicitó nombrar un consultor técnico al INDI, de manera a acompañar las diligencias del proceso, como lo estipula el derecho consuetudinario. La representación pública solicitó la prisión preventiva de los encausados y cuatro meses de plazo para concluir su investigación.

Fuente -> http://www.laclave.com.py