Descubren neuronas ‘perfectamente conservadas’ en una víctima de la erupción del Vesubio

0
16

¿Cómo han sobrevivido las neuronas?

Utilizando microscopía electrónica de barrido y herramientas avanzadas de procesamiento de imágenes, los investigadores estudiaron de cerca el cerebro vitrificado para descubrir una serie de estructuras que parecen ser neuronas y axones “excepcionalmente bien conservados” de un cerebro y médula espinal humanos.

Según los expertos, la vitrificación del cerebro se debió, probablemente, al calentamiento extremo y al enfriamiento rápido, permitiendo la transformación. Petrone aclara que los resultados del estudio muestran que el proceso de vitrificación ocurrió en Herculano y congeló las estructuras neuronales de la víctima, preservándolas intactas hasta el día de hoy.

“El análisis de este material vítreo negro mostró la preservación de varias proteínas altamente expresadas en las diversas partes del cerebro humano: corteza cerebral, ganglios basales, mesencéfalo, glándula pituitaria, amígdala, cerebelo, hipocampo, hipotálamo y médula espinal”, comenta Petrone.

“Estos genes son excepcionalmente importantes para las funciones neuronales ya que sus mutaciones se detectaron en pacientes con patologías cerebrales. Por ejemplo, MED13L, era particularmente abundante en el cerebelo adulto y sus mutaciones se detectaron en pacientes con discapacidad intelectual ”, añade el experto.

Del mismo modo, las pruebas de espectroscopia de rayos X de dispersión de energía revelaron una proteína llamada ATP6VIF conocida por estar involucrada en la transmisión de sustancias químicas conocidas como neurotransmisores.

El estudio de los restos de las víctimas de la erupción no se detendrá aquí, pues este hallazgo es importante no solo en el ámbito científico, sino también en el campo de los estudios históricos y el fortalecimiento de las capacidades para gestionar desastres como la erupción del Vesubio. Los expertos intentarán una reconstrucción retrospectiva de las diferentes fases de la erupción, evaluando los tiempos de exposición a altas temperaturas y enfriamiento, que son claves no solo para la arqueología y bioantropología sino también para el riesgo volcánico.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es