Derivaciones del Lava Jato acabaron impactando en Paraguay en 2019

0
53

En marzo del año 2014, la Policía brasileña inició la mayor operación contra la corrupción en la historia del Brasil y Latinoamérica, denominada Lava Jato.La investigación se desarrolló en seis estados brasileños y apunta a un esquema de lavado de dinero y evasión de divisas de unos cambistas que, según la confesión de dos detenidos que formaban parte del grupo delictivo, habrían movido alrededor de USD 1.652 millones a través de 3.000 cuentas offshore en 52 países. La operación Lava Jato se apoya en la confesión realizada por los cambistas Vinícius Vieira Barreto Claret, conocido como Juca Bala, y Cláudio Fernando Barbosa. Ambos habían sido acusados de trabajar para otro grupo criminal, dirigido por el ex gobernador de Río de Janeiro Sergio Cabral, actualmente preso por corrupción. Vinícius y Cláudio fueron arrestados en Uruguay en marzo de 2017, pero luego fueron extraditados al Brasil, donde acordaron colaborar con las autoridades para la revisión de sus condenas. Los mismos señalaron a Dario Messer como uno de los principales líderes de la organización criminal de lavado de dinero. La búsqueda de la Justicia brasileña a Messer trascendió fronteras. En mayo de 2018, la Interpol dictó una orden de captura internacional contra el empresario y, tras conocerse el pedido, la Fiscalía paraguaya imputó a Messer por lavado de dinero en nuestro país. Además, se conformó una Comisión Bicameral de Investigación sobre su caso en el Congreso Nacional. La investigación del Ministerio Público local apuntó a cuatro empresas locales vinculadas a Messer: Chai SA, Matrix Realty SA, Agromonte y Pegasus. Socios y accionistas de las firmas habrían realizado operaciones irregulares que levantaron sospechas. El movimiento bancario de Messer en el sistema financiero paraguayo, entre junio de 2013 y enero de 2016, superó los USD 40 millones, de los cuales unos USD 36,6 millones habrían ingresado del Brasil y desde distintos paraísos fiscales en cuentas de Messer, todo en pleno periodo de gobierno del ex presidente Horacio Cartes. También fueron imputados Adolfo Granada, Jhon Messer (hijo de Dario) y Juan Pablo Jiménez Viveros (primo de Horacio Cartes). Este último intentó cobrar en un banco dos cheques pertenecientes a empresas de Messer, pero huyó cuando fue descubierto. Cartes-Messer, una amistad de larga data De acuerdo con informaciones periodísticas, el relacionamiento de la familia Cartes y Messer surgió hace mucho tiempo. Desde la década del 80 existen vestigios de una amistad que perdura hasta hoy y que, al igual que los negocios, habrían recibido como herencia de sus padres. Tras la caída del régimen stronista, Dario Messer fundó Cambios Amambay, empresa que años más tarde fue propiedad de Ramón Telmo Cartes (padre de Horacio), quien en 1992 lo convirtió en Banco Amambay (actualmente Banco Basa). Ramón Cartes era el accionista mayoritario del banco cuando su hijo fue envuelto en un escándalo de evasión de divisas y tuvo que huir de la Justicia paraguaya, siendo acogido por Mordko Messer, padre de Dario. Esto fue mencionado públicamente por Horacio Cartes durante un congreso judaico realizado en el 2016. En una entrevista brindada a Última Hora en 2010, Cartes también se refirió a Dario, considerándolo como un hermano. Detienen a Messer y sospechan de Cartes Dario Messer fue capturado en São Paulo el 31 de julio de 2019 por agentes de la Policía Federal de Río de Janeiro, cuando se encontraba escondido en el departamento de un amigo. Cinco meses después, el juez brasileño Marcelo Bretas emitió una orden de prisión preventiva contra Horacio Cartes en el marco del operativo Patrón, derivado de la investigación por el caso Lava Jato. La medida se debe a que la Justicia de Brasil sospecha que Cartes ayudó a Messer a esconder patrimonios y asistirlo cuando se encontraba prófugo. Supuestamente, el ex jefe de Estado le dio USD 500.000 a través del empresario Roque Silveira. La defensa de Horacio Cartes presentó un hábeas corpus ante la Justicia de Brasil, a fin de que le sea revocada la orden de prisión preventiva. Esta resolución fue concedida por el Tribunal del vecino país, permitiendo al ex jefe de Estado continuar con el proceso judicial sin una orden de detención en su contra. El caso también involucró al actual jefe de Gabinete, Juan Ernesto Villamayor, quien fue señalado por la Fiscalía brasileña por supuestamente pedir un millonario soborno a Dario Messer, para que este sea detenido en Paraguay y no sea extraditado al Brasil. Villamayor dijo que se pondrá a disposición del Ministerio Público local, pero advirtió que presentará una querella contra persona innominada. La situación generó un fuerte temblor politico en Paraguay, considerando la posición de Cartes como líder del movimiento Honor Colorado y ex presidente de la República. Luego de conocerse su orden de detención, se instaló el debate sobre sus fueros, de los cuales goza según sus allegados. El caso marcó un hito considerando que fue la primera vez en que un ex mandatario fue procesado en otro país. Este, sin duda, fue uno de los hechos más relevantes registrados en este 2019 que cierra.

Fuente -> http://www.ultimahora.com