Depresión: Hay que estar atentos al aislamiento y a lo que siempre hacía bien

0
12

El médico siquiatra Luis Taboada, director de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública, manifestó que todo lo que vivimos deja un aprendizaje y no todo es negativo, que todos llegamos a sentirnos mal anímicamente en algún momento de la vida y que eso no significa depresión.El especialista habló de la situación de dicha patología en Paraguay, en el marco del Día Mundial de la lucha contra la Depresión, que se recuerda este miércoles. “Sentir tristeza no siempre significa depresión, eso tiene que tener un tiempo de desarrollo para convertirse en patológico. Sentirse mal, todos, en algún momento tenemos esa sensación negativa. Pero, que persista y se mantenga en forma sostenida sí arroja con el tiempo una patología”, explicó. Le puede interesar: La otra pandemia: Aumentaron casos de ansiedad y depresión Taboada afirmó que la depresión ya era considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) una de las principales causas de discapacidad antes de la pandemia del Covid-19 y que la población adulta joven era la más afectada, perdiendo productividad cuando padece este trastorno. En la ocasión, la pandemia actuó como un factor que precipitó nuevos casos de estrés y de trastornos mentales y además perpetuó otros, por el miedo y la incertidumbre, que al principio causó la cuarentena total, aseguró. Por este motivo, el especialista pidió estar atento en este sentido al aislamiento y a las cosas que se dejan de hacer, que normalmente hacían bien a uno; tales como dejar de caminar, hacer deportes, comenzar a disminuir la productividad en el trabajo o hablar menos. Más detalles: Depresión, más allá de los mitos y las creencias populares “Todas esas señales hay que tener presente para, finalmente, poder tener un acercamiento a un profesional y recibir ayuda. Hoy en día la brecha entre ir a consultar y no hacerlo se acortó un poco, se facilitó porque entendemos que hay que cuidar la salud mental”, especificó. Asimismo, acotó que la pandemia del coronavirus “no distinguió de edades”, porque saliendo un poco de la población joven adulta, también afectó a adultos mayores, afectados por el aislamiento debido a que son una población vulnerable al virus. “A cada uno le afectó de una forma y generando cambios a nivel de la esfera anímica”, detalló. En esto incluyó a los niños y adolescentes también, porque no tuvieron esa actividad presencial escolar durante todo un año lectivo. “Fue un estrés muy importante el cambio a la virtualidad y el poco contacto interpersonal con sus compañeros”, añadió. Lea además: Trastorno de ansiedad y depresión en niños generan la cuarentena El siquiatra del Ministerio de Salud también indicó que las poblaciones con comorbilidad son aquellas que tienen más patologías de base y, casualmente, son las que desarrollan más trastornos mentales, siendo la depresión uno de ellos. El doctor Taboada además resaltó que después del levantamiento de la cuarentena total se registró un rebote en los datos estadísticos de salud mental, que señalan que aumentaron las consultas de adultos en estas áreas y también el consumo de sicofármacos hasta 40% a nivel país. A consideración del médico, el Covid-19 acentuó más la necesidad de observar que la salud mental es un requerimiento cada vez más presente, lo que de aquí en adelante necesitará de una mayor inversión y énfasis del Gobierno. “Sin salud mental no hay salud física, no hay salud clínica, no hay salud en el sentido global”, subrayó.

Fuente -> http://www.ultimahora.com