David Portillo regresa con “una impresión sincera” de sus emociones – Espectáculos

0
20

David Portillo vuelve con nueva música tras ocho años de haber lanzado “Un viaje al interior” (2012), en el que presentó once temas propios entre polcas y guaranias. El artista anticipó que en “Cercano”, además de explorar nuevas sonoridades pero sin despegarse de sus raíces, nos mostrará a un compositor cargado de experiencias personales que lo enriquecieron, como el hecho de formar una familia, ya que en el tiempo que hubo desde el anterior disco se casó y tuvo tres hijos.

“Durante todo este tiempo se vinieron gestando muchas cosas en lo musical, porque el músico nunca deja de tocar, el compositor nunca deja de componer o escribir canciones. Entonces entre el repertorio que va a conformar el disco por ejemplo hay una canción de cuna que le canto a mis hijos cuando van a dormir; hay otro tipo de músicas que tienen que ver con esta nueva etapa de mi vida”, explicó en comunicación con ABC Color y con la voz de sus hijos cantando como telón de fondo.

“La impronta y el carácter que tiene mi obra actual es diferente, y es muy lindo sentir que uno está transitando un camino y no se está quedando quieto”, consideró David, a la hora de pensar en cómo su exploración se ve reflejada en sus nuevas composiciones. “La forma de componer cambió, la manera de abordar los temas también y en algunos casos se ve un cambio grande. Todo es parte de un crecimiento que para mí es parte de seguir caminando”, observó.

Para David, las polcas o las guaranias fluyen de forma natural cuando agarra la guitarra y piensa en música, pero advirtió que lo que hace “ya no se puede catalogar como música folklórica”. “Lo mío es música de raíz folklórica, pero en ella va mi impronta personal, mi manera de pensar o arreglar la música. Indefectiblemente están los efectos de la música popular paraguaya en toda la obra, desde la forma de la línea melódica, los síncopas; es como el latido del corazón, siempre está ahí. “Regresar” es una polca aunque no suene ya tanto como tal por los instrumentos y los sonidos eléctricos que en el disco anterior no están tan presentes. En este caso opté por encarar el disco fusionando sonidos acústicos y eléctricos, lo que es algo nuevo para mí”, remarcó.

Portillo detalló que, por ejemplo, “Regresar” empieza “con una armonía modal” y eso en sus anteriores composiciones no lo había hecho. “Pero todo es parte de una búsqueda y un lenguaje que uno como compositor va desarrollando. También es una impresión sincera de lo que estoy haciendo y del momento en el que grabé”, refirió el autor quien empezó a trabajar en este nuevo álbum en 2018, “sin apuro”.

Para este tema Portillo contó además con la participación de invitados como Willy Suchar (teclados y programación) y Dani Cortaza (guitarra eléctrica y nylon) de Paraguay, Mariano “Tiki” Cantero (batería y percusión) de Argentina y Alex Mesquita (bajo) de Brasil. Pero a lo largo de los demás temas del disco también colaboran otros como Sixto Corbalán (arpa), Felipe Sanabria (arpa), Catalino Gil (acordeón), Thiago Rabello (baterista brasileño) y Giovanni Primerano (piano).

El músico hizo mucho énfasis, además de la calidad musical de los invitados, en la calidad humana, ya que entre el compartir la música compartieron también historias. Sobre Sanabria, explicó que es un arpista ovetense que lo acompaña desde niño en su carrera. “Lo invité a tocar una canción que compuse para mi padre, porque Felipe toca conmigo desde que comencé, cuando mi papá impulsaba mi carrera. Después la participación de Giovanni es con una guarania cuya música él compuso y yo puse la letra, es una coautoría”, dijo.

Por otro lado, recordó a “Tiki” Cantero, baterista y percusionista del reconocido Aca Seca Trío, quien vino hasta aquí para grabar. “Formé amistad de verdad con Tiki, porque se quedó en casa. Fue una amistad de familia, ya que el cuidado de la música se extiende al cuidado de la persona y al aprecio y al valor de lo que uno hace. El disco viene cargado de cosas buenas”, remarcó.

Si bien el álbum no saldrá aún este año porque el artista prefiere ir presentando primero algunos cortes, manifestó entre risas que “Regresar” era “algo que ya tenía que salir o si no eso iba a explotar adentro y algo se me iba a romper”.

Impulso afectivo

Esta etapa musical que empieza a compartir desde hoy David, lo toma en un momento en que se siente “más completo que nunca”. El hecho de haber formado una familia le hizo plantearse una filosofía de vida del disfrute del presente. “Entendí que son momentos y que no hay una estabilidad permanente, entonces uno atesora eso siendo conciente de que hoy es feliz y mañana no sabés. Así uno va construyendo. Hoy casado, siendo papá, me siento más completo, es una dimensión que no experimenté antes pero con la que siempre soñé”, indicó.

También la composición y el encare de la música cobró para él un cariz diferente. “La música que surge de este entorno para mí tiene una madurez”, dijo sobre el lugar desde donde se para a la hora de componer ya luego de formar su familia. “Siempre pensaba: voy a escribir esto y si mis hijos van a cantar mi música entonces tengo que tener mucha responsabilidad con lo que pienso y con lo que voy a decir, porque tengo que ser coherente. Uno tiene que pensar a futuro, proyectar en sus hijos, en la sociedad, en generar algún tipo de conciencia o plantear una posición fundada sobre las cosas para generar pensamiento crítico y así construir algo mejor. De eso se trata”, pensó.

Para él cada vez que agarra la guitarra sabe que sus hijos lo van a estar observando pero así también, a la hora de poder subir a escena, el público, es decir “las personas que pudieron seguir mi trabajo a lo largo de este tiempo y a quienes le debo este regreso”, planteó.

David añadió que todo lo que va a presentar “es apenas una pequeña muestra de toda la música” que tiene para hacer. “Creo que en Paraguay la música tiene todavía mucho para desarrollarse, el mercado es incipiente pero muy esperanzador. Cuando lancé “Un viaje al interior” no había muchas propuestas de este tipo y a mí me conocían por cantar covers, y después yo salí con ese disco donde saqué temas originales. Pasé de cantar pop o música romántica a polcas y guaranias proias. Hoy vuelvo al ruedo y veo que este tipo de música tiene campo. Estoy regresando feliz, contento, con muchísima energía y un bagaje nuevo que quiero compartir con la gente. El ímpetu, la emoción, las ganas, están intactas. Volvieron a rebrotar esos calores propios de la primera vez o de las primeras veces. Volver a tocar para mí tiene una emoción renovada. El compromiso siempre está”, cerró.

Fuente -> http://www.abc.com.py