Curiosidades científicas sobre el otoño

0
39

El equinoccio de otoño, es decir, cuando tenemos aproximadamente las mismas horas de día que de noche, marca el comienzo oficial del otoño.

A medida que la Tierra orbita alrededor del sol, en una órbita ligeramente excéntrica e inclinada en un ángulo de 23,5 grados con respecto a su trayectoria orbital, cambia su orientación con respecto al sol, es decir, la mitad del año que el hemisferio norte estará apuntando hacia el sol y la otra mitad del hemisferio sur estará apuntando hacia el sol. A lo largo de este camino orbital, la Tierra también alcanzará un punto de equilibrio donde ninguno de los hemisferios apunta hacia el Sol. Esto ocurre dos veces al año y se conoce como el equinoccio, ya que el Sol brilla directamente en el ecuador de la Tierra, de modo que la duración del día y la noche es aproximadamente la misma.

Tras el inicio oficial de la estación otoñal, a medida que la Tierra continúe en su órbita, las noches se alargarán y los días se acortarán hasta llegar a la noche más larga del solsticio de invierno.

 

El otoño es la temporada de transición entre el verano y el invierno, y lo que más notamos es el cambio de color en las hojas y la cosecha.

La fecha de inicio del otoño varía según el clima, la tradición y la cultura, pero cuando es otoño en el hemisferio norte, es primavera en el hemisferio sur, y viceversa.

En el hemisferio norte, el otoño dura desde el equinoccio de otoño (22 o 23 de septiembre; en este 2020 lo empezamos el día 22) hasta el solsticio de invierno (21 o 22 de diciembre). En el hemisferio sur, el otoño se desarrolla de marzo a junio.

Una curiosidad: si viajas a México para ver el  monumento de Chichén Itzá este día, disfrutarás del descenso de la serpiente emplumada: una famosa celebración del antiguo equinoccio fue el ritual de sacrificio maya de la pirámide principal en Chichén Itzá, México. La pirámide, conocida como El Castillo, tiene 4 escaleras que se extienden desde la parte superior hasta la parte inferior de las caras de la pirámide, notoria por los sangrientos sacrificios humanos que solían tener lugar aquí. Las escaleras están construidas en un ángulo cuidadosamente calculado que hace que parezca que una enorme serpiente de sol se desliza por las escaleras el día del equinoccio. Así, todos los equinoccios, en marzo y en septiembre y gracias a los cálculos de los arquitectos mayas de la época, el sol proyecta la sombra de los escalones dando forma a la serpiente; un fenómeno que congrega a más de veinticinco mil personas cada año.

 

¿Quieres conocer más curiosidades sobre el otoño? No te pierdas nuestra galería.

 

Fuente -> https://www.muyinteresante.es