Crean una rosca mafiosa para despojo de tierras en el país – Nacionales

0
62

Un grupo de abogados con respaldo de políticos y el mismísimo sistema judicial creó una rosca mafiosa dedicada al despojo de tierras en nuestro país. Se calcula que el grupo se habría apropiado en los últimos diez años de más de 10.000 hectáreas, siendo las principales víctimas ciudadanos extranjeros o dueños de predios con conflictos judiciales. Uno de los terrenos fue negociado con el Indert, por G. 21.000 millones.

13 de diciembre de 2020 – 01:09

El grupo de abogados estaría liderado por Gustavo Dos Santos Ros, profesional conocido en el manejo de las cuestiones de tierras. En varias ocasiones este jurista llegó a la redacción de nuestro diario fungiendo ser representante de extranjeros que tienen inmuebles en nuestro país.

Integran su equipo otros profesionales, identificados como Marcos Santacruz y Cristian Velázquez. Todos aparecen en los mismos casos que tienen que ver con conflictos de inmuebles.

El modus operandi utilizado por los abogados es aparecer como apoderados de los dueños de los inmuebles para diferentes trámites, para de esa forma conseguir los informes correspondientes. Es decir, logran usufructuar y acaparar el sistema judicial.

Los profesionales, al percatarse de un inconveniente tratan de sacar provecho, y en la mayoría de los casos logran quedarse con parte de los inmuebles utilizando a terceras personas que aparecen como supuestos compradores, ocupantes o interesados en el terreno, además del apoyo en el sistema judicial y del respaldo de “padrinos” políticos.

Uno de los nombres que salta es el de Yolanda Mercedes Coronel, quien sería empleada de Dos Santos. También figura Esequiel Bogado Ros, primo hermano del citado jurista.

Yolanda Coronel aparece en la compra de unas 3.500 hectáreas por G. 4.000 millones de Nikolai Neufeld. Este último, curiosamente, es cliente del abogado Dos Santos Ros, según confirmó el profesional anoche a nuestro diario.

En tanto, Esequiel Bogado Ros aparece en un juicio de usupación de un inmueble de 1.000 hectáreas en Villa Hayes y en un conflicto con la Municipalidad de Mariscal Estigarribia por unas 4.000 hectáreas en la zona de Infante Rivarola, Chaco Paraguayo.

De acuerdo a los cálculos, el grupo en los últimos diez años, con respaldo político y del mismísimo sistema judicial, habría logrado conseguir a su favor casi 10.000 hectáreas tanto en la región Oriental como en la Occidental, con ubicaciones privilegiadas e ideales para la explotación agroganadera. Las tierras tendrían valores millonarios.

Una historia de clara repartición

Otro de los casos emblemáticos que manejó el abogado Gustavo Dos Santos Ros tiene que ver con terrenos del ciudadano alemán Nikolai Neufeld. Este extranjero había comprado a finales de la década de 1990 unas 26.000 hectáreas de tierra entre los departamentos de Caazapá e Itapúa.

Neufeld en su terreno ideó una colonia “modelo” poblada por colonos alemanes de origen ruso. Pero el proyecto no prosperó y varios de los primeros ocupantes del lugar regresaron a su país y denunciaron al colono por estafa.

Neufeld fue condenado a cinco años de cárcel en Alemania por estafa y lesión de confianza.

Mientras Neufeld cumplía la condena en su país, en el nuestro comenzó una repartija de sus miles de hectáreas de terreno. Sus supuestos apoderados, con apoyo del grupo de abogados liderados por Dos Santos Ros, negociaban las tierras amparados en un poder amplio otorgado por el colono.

En la mayoría de los casos Neufeld ni enterado estaba de los negocios, según nuestras fuentes. Incluso, los residentes de la colonia cuestionaban el actuar de los representantes porque la colonia estaba abandonada y sus lotes no eran transferidos pese a los pagos realizados, según una serie de publicaciones realizadas por nuestro diario en el año 2011.

Curiosamente, los extranjeros residentes en la colonia no recibían sus títulos, pero las transferencias a terceras personas sí las realizaban los apoderados. Incluso, en fracciones del terreno se formaron asentamientos de supuestos sintierras, cuyos espacios fueron ofertados para la compra al Instituto de Bienestar Rural y de la Tierra (Indert).

De las 26.000 hectáreas que tenía inicialmente Neufeld en la zona, le quedaron unas 7.000 ha, de las cuales aún falta transferir a varios de los colonos sus fracciones. Pero debido a los conflictos judiciales todo está paralizado.

MAÑANA: Otro golpe millonario

LEA TAMBIÉN:

Fue acusado por la fiscalía

La gran estafa perpetrada

Fuente -> http://www.abc.com.py