COVID:19: Más afectados fueron restaurantes y el comercio fronterizo, según análisis – Nacionales

0
33

El economista Amílcar Ferreira preparó un estudio sobre el impacto del COVID-19 en la economía paraguaya y destacó que, en cuanto a recaudación, abril y mayo fueron los peores meses para la recaudación de impuestos, que tiene un leve índice positivo en agosto. En cuanto a los sectores más afectados figuran el comercio de frontera y el rubro de los restaurantes y hoteles.

01 de septiembre de 2020 – 14:34

Ferreira publicó el estudio “Paraguay: Impacto COVID-19” del grupo consultor SEI. Del extenso reporte de 82 páginas, el economista resaltó en ABC Color la tendencia de recuperación en cuanto a la recaudación de impuestos, que tuvieron sus picos de caída en -55,8% en abril y -36,4% en mayo de este año en comparación al mismo periodo del año anterior.

En ese contexto, el investigador manifestó que en agosto la recaudación repuntó 14,8%, lo cual es un indicio levemente positivo en este contexto. “Vemos una paulatina recuperación de los impuestos, lo que refleja una pequeña recuperación de la economía. El impacto no es igual en todos los sectores”, sostuvo.

Los que más sufrieron el impacto del coronavirus fueron los restaurantes, hoteles y el comercio fronterizo, que prácticamente no tuvieron ingresos desde que comenzó la cuarentena, en marzo, en comparación al mismo periodo de 2019.

Los que se alguna forma “salvaron” al “empatar” sus ingresos fueron los supermercados, la banca y las farmacias.

A quienes sí les fue bien en cuanto al consumo fue a las telefonías, que tienen un aumento del 14,8% en el consumo. También los materiales de construcción se siguieron vendiendo y tienen un positivo de 7,8% más en comparación a 2019.

Para Ferreira, lo primero tiene que ver con la necesidad de expandir o contratar internet en las casas ya sea para teletrabajo o las clases en línea y lo segundo con la continuidad no solo de obras públicas, sino también de las obras privadas cuando se flexibilizó la cuarentena.

En cuanto al consumo, también decayó la venta de vehículos, el comercio en grandes tiendas y la adquisición de prendas de vestir. Ferreira concluyó afirmando que eso tiene una estrecha relación con las necesidades primarias de las personas, es decir, alimentarse. El estudio completo consta de 82 páginas y está disponible aquí.

Fuente -> http://www.abc.com.py