Covid costó días de encierro que pueden repetirse

0
23

En plena epidemia de dengue, con los ojos puestos sobre China, Europa y el conteo de las 100.000 infecciones y 3.488 muertes por coronavirus en el mundo, Paraguay también reporta los primeros 5 casos de Covid-19 desde el 7 de marzo y las palabras “restricciones”, “cuarentena” y “confinamiento” empiezan a sonar fuerte. El escenario mundial y el temor a un manotazo del virus en el país hicieron que el 11 de marzo el Gobierno decidiera adoptar las primeras medidas sanitarias para evitar la expansión del virus a nivel local.El Ministerio de Salud Pública asumió que el país ya contaba con circulación viral del Covid-19 luego de la importación de un caso procedente de Argentina, que hasta entonces registraba 12 positivos y no consideraba el contagio comunitario, tampoco la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una alerta epidemiológica, pero ese día el organismo elevó el brote del nuevo coronavirus al nivel de pandemia. Ante esta película y adelantándose a las medidas drásticas que se fueron tomando en la región, empezó a regir en el país una ‘‘cuarentena parcial’’ con la suspensión de los eventos públicos masivos y las clases en instituciones educativas. En el sector educativo unas 10.000 escuelas cerraron afectando a 1.500.000 estudiantes y 80.000 docentes. Los gremios docentes y estudiantes criticaron que se haya parado por zonas. Entonces, el Dr. Guillermo Sequera, director de Vigilancia de la Salud, dijo que no se podía perder tiempo esperando a reunir la definición de casos como dice la OMS. “Toda gripe puede ser Covid”. El anuncio de la medida restrictiva generó una sicosis colectiva. La gente empezó a correr hacia los supermercados con el fin de abastecerse para afrontar ‘‘el desastre apocalíptico’’ que se auguraba con la experiencia de la pandemia en otros países. Los productos, en especial insumos de higiene y prevención contra el coronavirus, fueron vaciados de las góndolas. Las restricciones más fuertes se materializaron días después cuando por Decreto 3456 del 16 de marzo el Gobierno declara el estado de emergencia sanitaria en toda la República del Paraguay por la pandemia y cuatro días después, el 20 de marzo, con el Decreto 3478 se establecieron las medidas como prohibición del desplazamiento. De esta manera se concretó la cuarentena total o aislamiento preventivo general que debió durar 15 días, pero que finalmente se extendió hasta mayo y sus consecuencias sociales, económicas y sanitarias se extienden hasta ahora. La decisión de paralizar el país prematuramente fue criticada por su impacto en la economía, pero también alabada por los distintos sectores por evitar situaciones catastróficas de contagios y muertes. Con esta medida estuvieron excepcionados de la cuarentena total los locales vinculados a la cadena alimenticia, tanto de producción como de industria, el sector farmacéutico y de servicios financieros, transporte, delivery, mantenimiento de servicios básicos, etc. Solo se podía circular con un permiso. Posteriormente, estas medidas fueron ampliándose, sumándose más restricciones. Los controles policiales y militares fueron muy estrictos. La ciudadanía acató en las primeras semanas el paro, pero conforme este se extendía y se sentían los efectos económicos y saltaban denuncias de corrupción en la compra de insumos médicos, el propio Gobierno flexibilizó los controles.

Fuente -> http://www.ultimahora.com