Convocan a marcha pacífica en Tobatí exigiendo justicia para víctima de feminicidio – Nacionales

0
59

TOBATÍ, Cordillera. Familiares, vecinos y amigos de la Prof. Mariza Concepción Morales Morel (39), víctima de un presunto feminicidio por el cual está imputado Osvaldo Rubén Cabañas (31), su expareja, se manifestarán hoy a partir de las 10:00 en las principales calles de la ciudad para exigir justicia, además de repudiar la violencia contra la mujer. El hombre habría asesinado a la docente e intentado hacer pasar el hecho como una autoeliminación.

La marcha pacífica convocada a través de la redes sociales por amigas de la docente se iniciará frente a la casa de la familia Morales, para luego pasar frente a la Escuela Virgen de los Remedios, donde la misma trabajaba como directora de la institución. Asimismo, se prevé luego pasar frente a la Comisaría local, donde está recluido el presunto feminicida, cumpliendo la cuarentena sanitaria antes de ser remitido a una de las penitenciarías del país para cumplir con la prisión preventiva impuesta por la jueza Cinthia Páez.

Lea más: Hallan cadáver de una docente en Tobatí

El recorrido incluye las principales calles de la ciudad, atravesando el Mercado Municipal, para luego culminar en el Mirador, principal acceso a la ciudad. El objetivo es realizar una llamada de atención sobre este flagelo que afecta a la sociedad paraguaya, teniendo en cuenta que ya son más de 20 los casos de feminicidio en lo que va del año y los hechos de violencia contra la mujer han aumentado en estos tiempos de cuarentena por la pandemia del coronavirus.

Se pide a las personas que participarán de la protesta que respeten los protocolos sanitarios de distanciamiento social y uso de tapabocas.

La fiscala Angélica Insaurralde, que investiga el caso, imputó por violencia familiar y feminicidio a Osvaldo Rubén Cabañas, quien además está procesado por lesión grave, luego de provocarle varias facturas al hermano de la víctima, Aurelio Morales, al golpearlo con una varilla de hierro en agosto del año pasado.

El agresor debía haber estado cumpliendo prisión domiciliaria, pero según testigos, fue visto en varias ocasiones en la vía pública, incumpliendo la medida alternativa. Testigos lo sitúan en la escena del crimen la noche del sábado. En el cuerpo de la mujer se encontraron rastros de golpes antiguos y recientes. La misma ya lo había denunciado por violencia hace unos meses; lastimosamente, su caso quedó encajonado y ella mantenía con el agresor una relación basada en amenazas y violencia.

Fuente -> http://www.abc.com.py