Condenan a gerente de agrosilo por estafa a colonos en Itapúa

0
28

Este es el segundo juicio donde Vanilson Griebeler Marschal, gerente de la sucursal de un agrosilo en la colonia Tirol, del distrito de Carlos Antonio López, fue condenado.En el primer caso fue condenado a nueve años de cárcel, sin embargo, la pena fue revocada y salió en libertad en diciembre del 2020 tras guardar un año de prisión. En lo que hace al segundo juicio contra Vanilson Griebeler Marschall, el pasado 15 de enero de 2021 el Tribunal de Apelación Penal Segunda Sala de Ciudad del Este confirmó el fallo en todos sus términos del Tribunal de Primera Instancia de fecha 13 de noviembre del 2019. En esta causa Vanilson fue condenado a tres años de cárcel, cuya sentencia quedó firme. Solo cuatro colonos de las más de 30 supuestas víctimas de la estafa por Griebeler Marschall se animaron a denunciarlo, y ellos son Marino Raiter, Afonzo Heineke, Antonio Marques Mombach y Fernando Weyh. Según uno de los abogados de las víctimas, Vanilson Griebeler Marschall manipulaba los documentos de los colonos, sabía como tratarlos y les convencía de que supuestamente “todo estaba bien”. Los colonos hacían negocios con la sucursal del citado agrosilo, que les financiaba su producción y luego dichas cuentas eran saldadas con la entrega de sus cosechas. Todo iba bien hasta mediados del 2015, cuando el agrosilo empezó a reclamar a los colonos deudas que ellos no tramitaron nunca. “Este señor llegó a la zona en el 2011 y muy rápidamente se ganó la confianza de la gente del lugar, con el único propósito de estafarles, ¿cómo hacía?, la gente entregaba su producto y él, en vez de hacer el arreglo, inflaba los costos de los productos o maquinarias, y en muchos casos falsificaba las firmas de los agricultores”, señaló el abogado Mario Vera. Mencionó además que hay como 30 colonos de Tirol que fueron estafados, pero solo cuatro se animaron a hacer la denuncia y que el valor aproximado de las estafas es de unos USD 36 millones. Contó que hasta ahora se llevaron a cabo tres juicios, uno por USD 4 millones (Marino Raiter), otro de USD 500.000 (Antonio Marques Mombach) y otro por USD 10.000 (Fernando Weyh). Además indicó que el resto tuvo que ceder sus bienes o terrenos a favor de agrosilo para saldar sus cuentas despojándose de grandes superficies de tierras. Todas estas operaciones fraudulentas quedaron demostradas en el desarrollo del proceso, donde la Fiscalía comprobó que, efectivamente, las firmas fueron falsificadas en cheques, actas notariales y pagarés, con los cuales la empresa respalda las supuestas deudas de los colonos. A la par del proceso por estafa contra Griebeler Marschall, el agrosilo inició demandas civiles, la mayoría de ellas con base en los cuestionados documentos, por las cuales los colonos vienen sufriendo el secuestro de sus cosechas y el embargo de sus tierras o bienes. Uno de los casos tiene como víctima a Antonio Marques Mombach, quien tuvo que entregar sus tierras para saldar una cuenta de USD 3,5 millones, que se originó con la falsificación de su firma por un cheque de USD 500.000 que él nunca tramitó. En esta causa, el Tribunal de Sentencia integrado por los magistrados Lourdes Morínigo, Evangelina Villalba y Óscar Genez, en un fallo unánime condenó a nueve años de prisión a Vanilson Griebeler Marschall, por adulterar y apropiarse de un cheque de USD 500.000, a nombre del señor Antonio Marques Mombach. El hecho ocurrió el 23 de febrero de 2015, época en que el acusado era gerente del agrosilo, quien consiguió que la firma libre un cheque a nombre de Antonio Marques Mombach por valor de USD 500.000. Sin embargo, dicho documento de pago fue efectivizado dos días después en una casa de cambios de Ciudad del Este, mediante un endoso falsificado. La falsificación de la firma quedó plenamente demostrada en el juicio, donde el perito calígrafo Darío Benítez concluyó que el gesto gráfico del endoso correspondía a Griebeler Marschall. Asimismo, las testificales han aportado al Tribunal que el acusado efectivizó el cheque en la casa de cambios ubicada en el km 4 de Ciudad del Este, en Alto Paraná. En lo que respecta al segundo juicio cuya sentencia fue ratificada por el Tribunal de Apelaciones el pasado 15 de enero del 2021, se pudo demostrar que el acusado Vanilson Griebeler falsificó también la firma del señor Fernando Weyh, a quien el agrosilo le obligó a entregar sus tierras para saldar una supuesta deuda de UDS 1 millón. Cabe agregar que Weyh es uno de los cuatro colonos brasileños de la colonia Tirol, Carlos Antonio López, que denunciaron haber sido estafados por el gerente de la sucursal de agrosilo; lo que derivó en el embargo de sus tierras y el secuestro de sus cosechas, como también el incremento en millones de USD de las deudas que tenían. Mientras que muchos de los colonos prefirieron asumir y pagar las deudas que aparecían por el miedo de enfrentar a la empresa en los tribunales. Según las víctimas, Vanilson Griebeler Marschall no tiene nada a su nombre y habría puesto a nombre terceros (prestanombres) todo el dinero obtenido en este esquema de estafa; gente que no tenían nada y de la noche a la mañana pasaron a ostentar una vida de ricos, comprando cantidades de tierras, vehículos y maquinarias.

Fuente -> http://www.ultimahora.com