con la familia a cuestas desde 28 800 euros

0
33

El dueño de la carretera

Este Peugeot 5008 tiene competencia entre modelos generalistas como el Skoda Kodiaq, Seat Tarraco o el Mitsubishi Outlander, que son más baratos. Sus puntos fuertes residen en el diseño elegante y atrevido, que presentó el 3008 hace ya tres años y que le ha valido compras paralelas por su funcionalidad, además del confort que ofrece en movimiento. La practicidad es su punta de lanza, con una banqueta trasera (la segunda) que puede desplazarse 15 centímetros y reclinar los respaldos. Esto nos permitirá ofrecer más espacio de carga o habitabilidad en función de las necesidades del viaje. Los dos asientos traseros, cuando hablamos de 7 plazas, solo acogen a dos niños pequeños.

Si algo funciona no hace falta cambiarlo. Eso deben defender desde la firma del león y, por ese motivo, la gama mecánica del Peugeot 5008 se mantiene inalterada. Sorprende la decisión de no añadir una opción híbrida enchufable como sí existe en el Peugeot 3008 pero, a la vez, tiene todo el sentido del mundo. El 5008 es un coche para viajar, no para circular por la ciudad. Este tipo de tecnología es útil para poder realizar trayectos cortos, de hasta 55 kilómetros, en modo 100% eléctrico. Una situación poco habitual en un coche tan grande como el 5008. Hablamos entonces de dos motores gasolina, de 131 y 181 CV, y dos  diésel con las mismas potencias. Todos ellos son de tracción delantera y existe la opción de incorporar el cambio automático EAT8 de 8 velocidades, si no son manual de 6 marchas.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es