“Con este disco defendí a muerte mi arte” – Espectáculos

0
25

“Mi abuela me dijo así: vos podés haber nacido en Nueva York, en Japón, en otro planeta, pero vos sos paraguayo, tu corazón es paraguayo, tu sangre es paraguaya”, es lo que afirmó Giovanni Domínguez, músico y compositor que luego de caminar muchos años de la mano de la música, hoy podrá presentar el primer disco de Bossa Mba’e: “Me fui todito… pero ya volví”, que contiene ocho temas propios.

Giovanni, de madre brasileña y padre paraguayo, vino a nuestro país en 1989, luego de la caída de Stroessner. Sorprendentemente para él, cuando de niño vivía en Brasil no tuvo vínculo alguno con la música. Fue al llegar aquí, a sus 7 años, que se encontró con sus dos hermanos mayores quienes ya tenían una banda. “Como era criatura no querían que toque los instrumentos porque podía descomponer, entonces cuando ellos salían yo me iba a tocarlos. A escondidas prácticamente aprendí a tocar la guitarra”, recordó. Pero cuando ellos se dieron cuenta de que al pequeño la música le fluía, empezaron a llevarle a ensayos y conciertos. A sus 19 años fue a Brasil, donde se encontró con la música popular brasileña, especialmente con la bossa nova. “Me hice músico profesional en los bares de Brasil. Y la música la aprendía con los casetes, sacaba de oído totalmente”, contó.

Así comenzaron las idas y venidas entre Paraguay y Brasil. Pero el momento cumbre para él fue 2009, cuando Jaime Zacher lo invita a pasar un fin de semana en Ypacaraí, que terminaron siendo diez años. “Ahí conocí a toda la perrada de la ciudad y al “Doc” Ayala quien me adoptó, porque mi historia le recordaba a la de él: yo era un paraguayito-brasilero que se fue a Ypacaraí”, refirió.

Luego, gracias a la rebeldía del “Doc”, quien tuvo la idea de crear el Festival Jopara para dar espacio a artistas de Ypacaraí, pudo tocar con el grupo que armó para la ocasión: Bossa Mba’e. “Es una historia muy kachiãi”, contó entre risas, porque Giovanni había preparado “Danza paraguaya”, de Mangoré, entre otros temas, pero al “Doc” no le gustó la versión. “Me dijo: Si querés tocar, armá una banda. Yo me fui pichado, pero esa misma noche hablando con Chucho Jiménez y buscando a otros músicos como Juanito Ayala y Adri Becker nació Bossa Mba’e. Llegó el día del festival y entre grupos como Salamandra o Bohemia Urbana nos presentamos y repegó. Explotó la banda. La gente creía que éramos una banda de Brasil, pero había sido éramos nomás los vagos de Ypacaraí”, recordó con emoción.

De ese festival salió un disco, donde estaba el tema “El tiempo” que “sonó mucho en la radio”. Y es desde aquella época que están las ganas de hacer un disco, pero pasaron más idas, venidas, conflictos personales, entre otras situaciones que dificultaron la concreción de la idea.

La banda se disolvió pero Giovanni siguió con Bossa Mba’e como proyecto personal, y por el grupo pasaron músicos como Toti Morel, Carlos Centurión, después Steven Wu, Andrés Román, Walter Rodríguez,  entre otros. Conciertos en Puerto Abierto, Planta Alta, El Poniente, en diferentes puntos del tiempo se fueron sucediendo así. “Mi pensamiento era este: la música no puede parar. Nunca paró, porque las canciones siempre están”, afirmó el músico.

Tras el ansiado disco

La historia del disco “es digna de una historia de película”, expresó riendo, como para advertir que sería una montaña rusa de vivencias, frustraciones, para llegar al sueño cumplido.

Tras no poder presentarse en un festival llamado Pereré, organizado por la Entidad Paraguaya de Artistas Intérpretes o Ejecutantes (AIE), donde iba a tocar con Patrick Altamirano bajo el nombre Nambré, tomó su guitarra y tocó al costado del Panteón de los Héroes. Días después recibe un llamado, sorpresivo para él, de gente de AIE. “Me dicen que querían grabarme un disco. Pensé que era una joda, no podía creer”. Habían visto que ese día arrastró gente del festival a su propia presentación en solitario, donde tocó por una hora y media.

La grabación se realizó pero el disco duro donde estaba todo el contenido se perdió. “Me quedé en estado de shock y la gente de AIE no podía creer”, comentó. Así quedó mucho tiempo con la frustración de la grabación perdida. Pero un día el fallecido baterista y percusionista Ernesto Soler, quien había participado de esa grabación le pregunta a su hijo Marcelo qué había pasado. “Marcelito le cuenta a tío Ernesto lo que pasó y él  no puede creer”, añadió. Fue entonces cuando Marcelo le cuenta a Giovanni que Ernesto  dijo: “Decile a Giovanni que venga acá y vamos a hacer el disco en casa. No puede ser que ese disco no salga”.

Eso fue en 2014 y en prácticamente un par de días el disco estaba, de nuevo, terminado. “Demasiado le amo”, subrayó Giovanni acerca de Ernesto Soler, a quien recordó con admiración. Fue así que en ese disco grabaron desde Charlie Nutela (quien cantó en italiano una parte de “No me gusta trabajar”), como también Ariel Burgos, Dani Barreto, Carlos Centurión y el mismo Marcelo.

Pero el disco grabado  volvió a tener un problema con la masterización por no llegar a los estándares de calidad esperados por Giovanni. Allí contactó con Ralf Thielmann, quien se encargó de otra masterización. Pero de nuevo la vida. “En esa época estaba casado con la madre de mis dos hijos, una brasileña. Ella enfermó muy mal y yo tenía que hacer algo o se me iba a morir. Dejé todo, el disco, la banda, vendí todo y nos fuimos a vivir a Ilha do Mel, y se curó ella. Este disco es prácticamente para ella. Ya no estamos juntos pero nos llevamos re bien”, afirmó.

Pero a su vuelta y sin dinero no podía acceder al master realizado por Ralf. “Dí por declarado so’o ese disco”, lamentó. Siguió su vida en Paraguay, entre amistades y música siempre. Un día tocando su tema propio “Ypacaraí” inspiró a su amiga Camila Flecha a hacer una versión. “Cami me manda su video y me gustó tanto que le mostré a Patrick. Y él me pregunta si qué había pasado con el disco. Le conté y me dijo que ese disco tenía que salir y me apoyaba con todo, junto con su señora. Así siempre digo que tengo mis ángeles entre Patrick y Ernesto”, destacó.

Entonces luego de tantos años, el disco ya está disponible desde hoy en todas las plataformas digitales y será presentado con un show en vivo, donde actuarán invitados como “Steven Wu, Walter Rodríguez, Ariel Ramírez, Adri Becker, Cachito Galeano, Víctor Amarilla, Juanito Ayala, Edu White, Julia Peroni, tal vez Juanca Otaño, Ariel Burgos y Andrés Román”, comentó Giovanni.

El músico, quien desde hace bastante tiempo se apoderó de una céntrica esquina de Asunción con su música, expresó estar “feliz” luego de tantas frustraciones. “Me siento muy feliz por el hecho de poder escuchar el disco y saber que ya sale y que incluso hay gente que está esperando”, reconoció.

“Con este disco defendí a muerte mi arte. Además las letras tienen mucho que ver con la actualidad, con el hecho de estar mejor”, indicó el artista quien seguirá tocando por las calles esperando inspirar a quien se cruce en su camino, ya que gracias a esa “performance” callejera, pudo “sentir” las emociones de la gente, desde los taxistas, los cambistas, las chiperas, los niños lustrabotas y todo aquel que configura el paisaje del día a día. “Tocar en la calle es una fiesta, un disfrute, por eso siempre pienso que algún día quiero organizar un gran concierto allí para la gente”, concluyó.

Mientras tanto, la fiesta del disco es hoy en Spin The Black Mango, pero  también se podrá ver online comprando la entrada a G. 25.000 a través de Passline.

Fuente -> http://www.abc.com.py