Comunidad indígena clama por agua potable y duda de la transparencia en el Indi – Nacionales

0
42

SAN PEDRO. Un total de 53 familias de la comunidad indígena Naranjito Río Verde, del distrito de Santa Rosa del Aguaray, siguen clamando por agua potable. Además, ponen en duda el manejo y desembolso de recursos económicos por parte del Instituto Paraguayo del Indígena (Indi) a favor de los pueblos originarios.

La población aborigen Naranjito Río Verde es una de las cinco comunidades indígenas del distrito de Santa Rosa del Aguaray, departamento de San Pedro, y alberga a 53 familias.

La comunidad –a fuerza de reclamos y movilizaciones– logra las inversiones públicas, pero siguen clamando por algo tan básico y esencial como el agua potable.

Los indígenas lograron el apoyo de varios ciudadanos y empresas privadas cuando sus casos fueron publicados en los medios de prensa, especialmente cuando se mostraron las condiciones en que daban clases los niños.

Las lecciones se impartían bajo árboles y haciendo fogatas en tiempos de frío, y tras mucha insistencia el Ministerio de Educación construyó un sanitario sexado, colocaron tanque elevado, pero se “olvidaron” de proveer agua potable, por lo que nunca funcionó el sanitario; también se llevó al lugar un aula móvil, que tampoco se pudo usar por el excesivo calor y el aire acondicionado tampoco nunca funcionó.

Actualmente la gobernación de San Pedro lleva adelante la construcción de una moderna aula, pero siguen sin agua potable. A diario, en un carrito a tracción animal (caballo), un poblador acarrea agua en un trayecto de más de un kilómetro para que sea utilizada tanto para consumo como para la obra.

“Seis veces por día traigo agua desde unos 1.200 metros. Nos hace falta agua potable, no nos hacen caso, no tenemos pozo ni distribución de cañerías”, dijo Elio Benítez, uno de los pobladores.

La docente Cristina Vega agradeció por la inversión en construcción de aulas y sanitario, pero también al igual que toda la población una vez más pide a las autoridades ayuda para contar con agua potable.

Unas 53 familias de la comunidad indígena Naranjito Rio Verde, del distrito de Santa Rosa del Aguaray, tienen una necesidad acuciante de agua potable. Una persona recorre más de un kilómetro seis veces al día, ida y vuelta, para que la comunidad pueda beberla.Dudan del Indi

El líder de la comunidad, Hilario Torales, dijo que existe un proyecto del Indi de dotar de agua potable al lugar, incluso cuenta que hubo desembolsos por G. 1.222 millones para ello. Según las declaraciones de Torales, una persona de nombre Carlos Villagra cobró dinero en representación de la comunidad con su autorización, pero hasta ahora ninguna obra arrancó.

“(Villagra) me dijo ‘anda a tu comunidad y otra semana van a comenzar los trabajos”, comentó el líder. “Nos dicen que nos van a enviar a una empresa para hacer el pozo y distribuir agua potable, pero nosotros tenemos colonos menonitas que nos harán barato y más seguro, queremos nuestra plata y pagar a gente conocida que siempre nos ayudan, los menonitas trabajan bien y nos ayudarán a hacer más barato, pero Indi no nos da la plata que se desembolsó y tampoco vienen a trabajar”, lamentó Torales.

La comunidad ya comenzó a buscar ayuda para comenzar los trabajos y advierten que si Indi no paga por los trabajos saldrán a movilizarse para exigir algo que corresponde. Una vez más lamentan el desinterés y manejo poco claro de los recursos por parte de las instituciones públicas.

Fuente -> http://www.abc.com.py