Compartir la ropa entre hermanos – Estilo de vida

0
14

Con varios hijos en la familia suele haber mucha ropa de todas las tallas, esperando en diferentes cajas para su uso. ¿El traje para la nieve de hace tres años? La hermana pequeña todavía puede llevarlo. ¿Las mallas del hermano mayor? Todavía se pueden usar.

20 de noviembre de 2020 – 01:58

Cualquiera que crezca con hermanos sabe cómo intercambiar y llevar la ropa. Por un lado, esto es práctico y sostenible, pero por otro lado puede ser una verdadera molestia para los niños. ¿Por qué?

“La ropa es algo que se lleva pegado al cuerpo. Es una parte increíblemente importante de la identidad de una persona. Los padres también deben tener esto en cuenta cuando se trata de niños pequeños”, explica Ulrich Gerth, psicólogo en el Centro de Asesoramiento y Bienestar Juvenil de Cáritas en Alemania.

La ropa subraya la individualidad

Silke Krämer es una coach de niños y jóvenes en la ciudad alemana de Heidelberg. Ella también considera que la ropa es algo muy individual para los niños: “Hay diferentes tipos de sentidos. Si una niña tiene una mayor inclinación estética y le gusta llevar mallas ajustadas y faldas cortas, ese tipo de ropa no tiene por qué ser necesariamente lo correcto para la hermana. Puede que prefiera usar prendas holgadas”, explica. Los padres que descuidan estos detalles pueden hacer que los niños se sientan incómodos.

Especialmente con los niños mayores, la ropa no sólo tiene una función protectora, sino que también es un medio de expresión. Si a uno le gusta caminar con pantalones holgados o usar blusas ajustadas, es un signo de pertenencia a un determinado grupo. Así es como lo ve Maria Schweizer-May, que trabaja como consejera familiar en la Asociación de Protección Infantil en la ciudad alemana de Colonia.

Qué tipo de ropa y qué cantidad tiene una familia a su disposición depende naturalmente de su situación. Algunos simplemente no pueden permitirse tener en cuenta el deseo de cada hijo. “Por supuesto que hay restricciones aquí. Las personas que no pueden comprar ropa cara para sí mismas y para sus hijos tienen que recurrir inevitablemente a la ropa de segunda mano”, dice Gerth.

Compartir la ropa puede permitir la inversión de roles

Pasarse ropa dentro de la familia también puede tener connotaciones positivas: En muchas situaciones los niños encuentran divertido compartir e intercambiar ropa con sus hermanos. “Puede ser un juego para que los niños experimenten con las atribuciones de género, y los padres también deberían permitirlo”, dice Schweizer-May.

Sin embargo, es parte del juego que cada niño tiene algunas cosas que le pertenecen sólo a él o ella y en las que se siente cómodo. Si siempre tienen que recurrir a las ropas desechadas de sus hermanos mayores, que tal vez ni siquiera les parezcan particularmente hermosas, entonces es injusto.

“Se trata de un compromiso. Los padres deben acomodar un poco al niño”, aconseja Krämer. Y: Deberían ser modelos a seguir. Cualquiera que se compra constantemente ropa nueva mientras los niños tienen que usar la desechada tiene malos argumentos.

A los mayores ya no se les puede convencer de que lleven ropa de otros

A medida que los niños crecen, los padres tienen menos posibilidades de opinar sobre la elección de la ropa, y con razón: sólo entonces el niño tiene la opción de desarrollarse con total libertad. “Es bueno para la autoestima vestirse y expresarse de la manera que quieran”, confirma Krämer.

No obstante, la compra de ropa puede ser un buen punto de referencia para que los padres hablen con sus hijos sobre la sustentabilidad, por ejemplo, sobre la cantidad de ropa que termina en la basura cada año. “Y que es bueno usar ropa usada en vez de querer siempre algo nuevo”, dice Krämer. Muchos niños lo entenderían.

Sin embargo, los padres no deben obligar a su hijo a usar algo que no quiera llevar en absoluto. “Si notan que el niño no quiere usar la ropa usada de sus hermanos, entonces debe haber otras opciones”, dice Schweizer-May. Después de todo, hay cosas más importantes que discutir sobre la ropa.

Fuente -> http://www.abc.com.py