Cómo debemos actuar si el perro sufre un golpe de calor

0
48

Causas del golpe de calor

Las causas más frecuentes de que un perro sufra un golpe de calor están relacionadas con la falta de atención y negligencia del dueño. Suena fuerte, pero es así, la mayor parte de las veces que esto ocurre es por nuestra culpa. A continuación, te contamos las causas más frecuentes de golpe de calor en perros:

–          El perro se tumba a tomar el sol y se queda dormido. Es cierto que nuestra mascota necesita su dosis de sol para metabolizar la vitamina D y seguro que a diario o muchos días a la semana, sale a que le dé el sol. El problema es que se quede dormida y pase más tiempo del que debe bajo el sol. Su temperatura corporal subirá y puede que ni sea capaz de moverse. Por lo tanto, lo mejor es observarle y moverle a un sitio de sombra.

–          Paseos en horas centrales del día. Está claro que el perro necesita salir para hacer sus necesidades y puede que el momento de necesidad coincida con una hora potente de sol. En ese caso, sácale para que haga sus necesidades y ya. Deja el paseo largo para otro momento pues podría sufrir un golpe de calor.

–          Dejar al perro en el coche. Un coche en verano puede convertirse fácilmente en un horno y es que un vehículo estacionado al sol puede alcanzar hasta 80 grados de temperatura. Ni para un recadito rápido dejes al peludo dentro. Ni con el aire acondicionado. Este no actúa tan efectivamente con ellos como con nosotros.

–          Dejar al perro fuera de casa. El perro no puede permanecer bajo ningún concepto todo el día en el exterior. Las horas de mediodía pueden ser infierno para él. Además, si hace humedad, la combinación de esta con el calor y la imposibilidad de que el animal busque otro lugar, aumentará su temperatura y con ello el riesgo de sufrir un golpe de calor.

Síntomas de golpe de calor

Los síntomas más evidentes de que el perro está sufriendo un golpe de calor son los siguientes:

–          Jadea muy rápido y de manera intensa.

–          Está nervioso.

–          Está débil, quizá no pueda moverse e incluso puede desvanecerse.

–          Sus encías se vuelven azuladas por la falta de oxígeno.

–          Tiene espasmos o tiembla.

Qué hacer ante un golpe de calor

Ante todo, si sospechamos que el perro está sufriendo un golpe de calor, deberemos actuar rápidamente, dejando el miedo y los nervios a un lado.

Lo primero que haremos será llevarle al lugar más fresco al que tengamos acceso. Después le aplicaremos agua por todo el cuerpo, sobre todo en la cabeza, el vientre y las axilas. Se le puede pasar cubitos de hielo por el cuerpo, pero sin dejarlos mucho tiempo en una zona. Es importante que el perro beba agua fresca, no demasiado fría. Si el animal no puede moverse mucho, dásela tú con tus manos o usa una jeringa. Hay que tratar de que beba agua, pero no una gran cantidad pues podría resultar contraproducente.

Una vez has llevado a cabo estas medidas de emergencia, llévalo al veterinario para que lo examine y determine si se han producido daños internos.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es