Cómo cuidar el móvil durante el verano

0
24

Apaga lo que no necesites

Bluetooth, LTE, Wi-Fi y GPS: si no requieres de estas funciones mientras estás fuera de casa, deshabilítalas. Esto asegurará que el teléfono no funcione en horas extras ya sea en bolso o bolsillo mientras estás deambulando en jardines o playas bañadas por el sol. También le vendrá bien a la duración de la batería. Haz lo mismo con las aplicaciones. Las apps abiertas y no utilizadas que se ejecutan en segundo plano hacen que el teléfono trabaje más, lo que a su vez hace que se caliente. La solución es muy simple y también aumentará la duración de la batería del teléfono.

 

Modifica el brillo de la pantalla

¿Por qué motivo? La pantalla del móvil ejerce una gran presión sobre la batería, por lo que si tu objetivo es evitar la temida alerta de sobrecalentamiento, lo primero que debes hacer es configurar manualmente el brillo al nivel más bajo que estés dispuesto a soportar. Obviamente, esto es más fácil decirlo que hacerlo cuando hace calor y estás lidiando la luz del sol del mediodía, pero lo que perderás en visibilidad de la pantalla lo compensarás con la conservación de la batería. Además, si el teléfono cuenta con una configuración de brillo automática, deberás desactivarla; de lo contrario, el móvil aumentará el brillo en cuanto detecte un cambio en la luz ambiental.

 

Retira la carcasa

Al igual que no nos pondríamos un abrigo o chaqueta en pleno verano, nuestro móvil agradecerá que le quitemos la funda durante esta época. Si necesitas un estuche o funda para colgarte el móvil porque estás realizando actividades al aire libre, coloca el teléfono dentro de una funda tipo Otterbox o similar para mantener refrigerado y seguro tu dispositivo. Y no te olvides de mantener la pantalla apagada durante la excursión. La carcasa no ayuda a reducir el sobrecalentamiento del dispositivo. Eliminarla permitirá que las rejillas de ventilación del teléfono hagan su trabajo adecuadamente sin bloquearse, lo que permitirá que el móvil se enfríe más rápido.

 

Cuidado con el agua

Sobre todo si estamos en el mar. A pesar de que los móviles cuentan con sistemas de protección bajo la certificación IPXX, la mayoría de ellos no recibe de forma positiva el agua, mucho menos si es agua salada, pues puede afectar a los conectores del mismo y estropearse.

 

Fuente -> https://www.muyinteresante.es