Comercio y cambio climático aumentan las plagas en el bosque

0
35

Plagas nativas

Sin embargo, muchas de las amenazas de los bosques de Europa están más cerca de casa. El calentamiento del clima en muchas regiones está ayudando a que algunas plagas nativas se vuelvan más comunes.

El escarabajo de la corteza es una de las plagas más dañinas que actualmente ataca los bosques de Europa, destruyendo los abetos en Europa Central.

La República Checa ha tenido que sacrificar tantos árboles infectados en los últimos años que el precio de la madera ha caído en picado, ya que la madera resultante ha sido vendida, dice la Dra. Julia Yagüe, directora de proyecto de Mi Bosque Sostenible (MSF), que vigila la salud de los bosques de Europa. Los abetos tardan hasta 140 años en crecer totalmente, por lo que la pérdida de tantos árboles se notará durante mucho tiempo.

Esto se debe, en gran medida, a que el calentamiento de las temperaturas ha permitido que los escarabajos se reproduzcan con mayor frecuencia. “Hace unos 20 años, teníamos un ciclo de cría en verano, pero hoy en día tenemos hasta cuatro ciclos de cría de escarabajos de la corteza en la República Checa y el sur de Alemania”, dijo Yagüe.

Los veranos más cálidos, largos y secos también significan que los árboles son más vulnerables a los ataques porque las condiciones los dejan menos capaces de hacer frente a las plagas, dice.

Los científicos están creando variaciones de los abetos nativos, que esperan que sean más resistentes a las temperaturas más altas y a la sequía, y por lo tanto más capaces de combatir los ataques de las plagas.

Mientras tanto, los bosques necesitan urgentemente una vigilancia más estrecha, dice el Dr. Yagüe. Los administradores forestales suelen hacer un inventario cada cinco o diez años. “Debido a que el cambio climático está presionando tanto, necesitamos actualizar nuestros datos sobre los bosques con mucha más frecuencia”, dijo.

La manera más eficiente de vigilar los grandes bosques es con observaciones satelitales, que pueden ayudar a detectar las primeras señales de alerta de los árboles que están bajo estrés hídrico o térmico, y por lo tanto son más susceptibles de ser atacados. También pueden permitir a los administradores de los bosques detectar los primeros signos de una infestación, como la sequedad, la pérdida de follaje o la muerte. “Con la teledetección desde satélites podemos detectar esta enfermedad antes incluso de que el ojo humano pueda detectarla”, dijo el Dr. Yagüe, que es un experto en teledetección de la empresa aeroespacial española GMV.

El trabajo de MSF en la recogida de datos se facilitó con el lanzamiento de los satélites europeos Copérnico en 2014, y el desarrollo de una tecnología capaz de procesar grandes cantidades de información.

MSF recibe ahora instantáneas de los bosques europeos cada cinco días en lugar de cada 15 ó 30 días antes de Copérnico. “Recibimos esta información de forma gratuita”, dijo el Dr. Yagüe.

Pero hay otro elemento crucial para mejorar la salud de los bosques europeos que está mucho más cerca de casa. Muchos de los bosques de Europa han sido abandonados. Mientras que una vez fueron paisajes cuidadosamente gestionados, cuando la gente se mudó a las ciudades “el conocimiento de la convivencia con la naturaleza perdió”, dijo el Dr. Yagüe. “Recuperar esto es superimportante”.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es