Casi 1,5 millones de paraguayos aún reciben en casa agua sin desinfectar

0
12

A nivel general son 6.048.266 los que reciben el servicio básico, ya sea a través de la Junta de Saneamiento o aguaterías privadas. NITRATO Y AGUA SALADA. En el Departamento Central es donde se observan las frecuentes irregularidades, atendiendo a que es el lugar donde se encuentra la mayor parte de la población y donde existen más de 600 prestadores de servicio de los más de 5.177 existentes. “El problema en Central es la presencia de nitrato, que afecta a la salud de los niños lactantes y personas de tercera edad. También en esta zona ya aparece agua salinizada que está pasando del Chaco a la Región Oriental”, detalló la presidenta de Erssan, Cristina Muñoz. Las zonas puntuales afectadas por la filtración de agua salada son: Limpio y una posible parte de Mariano Roque Alonso. También citó otras áreas, como Emboscada, Cordillera y Concepción. “Hasta cierto nivel es aceptable, pero luego ya puede afectar, sobre todo, a las personas con presión alta y otras enfermedades. Todo eso debe significar inversión porque se debe realizar captación superficial que requiere planta de tratamiento”, indicó. MONITOREO. Durante el 2020 comentó que se verificó un total de 4.744 prestadores, que representan el 92% de la cantidad total de aguaterías. En tanto, el control de calidad de agua se realizó a 4.036 prestadores a nivel país, obteniendo resultados de análisis físico, químico y bacteriológico. Actualmente, el ente cuenta con dos laboratorios móviles. Muñoz indicó que se necesita mayor inversión tanto en infraestructura como en recurso humano para un mayor control a nivel país. Prestadores de servicio, por su parte, habían señalado que el gran desafío en esta pandemia fue el aumento de la lista de morosos. Con la falta de suficiente presupuesto, aseguran que imposibilitaba el mantenimiento regular del sistema. Otro golpe además fue el largo periodo de sequía que comprometía la extracción de agua de los pozos profundos.Un drama es que proyectan servicio para 300 familias y con los años ya tienen 1.000. Se requiere constante inversión. Cristina Muñoz, presidenta de Erssan.

Fuente -> http://www.ultimahora.com