Candidatos flojos y cuestionados evidencian falta de alternancia en propuesta de la ANR

0
41

Algunos precandidatos a intendente de Ciudad del Este por el Partido Colorado.

Cuando el 5 de mayo de 2019, el joven concejal Miguel Prieto ganaba las elecciones municipales de Ciudad del Este, con el 44% en la preferencia de los votos, se prendían las alarmas en el Partido Colorado. No apenas por la derrota de su candidato, Wilberto Cabañas, sino por la pésima imagen que proyectaba la ANR en la capital departamental. En 2021, año en que nuevamente se celebrarán los comicios, la lectura que se tiene, observando la lista de precandidatos a intendente, es que no existe autocrítica ni aprendizaje de la dura derrota del 2019, ya que el partido no es capaz de ofrecer una alternancia y no le da opciones al elector colorado.

El propio Miguel Prieto admitía, en conversaciones posteriores a su triunfo electoral, que pudo ganar “con muchos votos de la ANR”. Esto llevando en cuenta la falta de opciones del electorado colorado, que decidió apostar por una figura joven y nueva dentro del ámbito político. A dos años de aquella histórica derrota (Ciudad del Este siempre había sido manejada por colorados, salvo algunos breves periodos de interinazgo liberal), se nota que la ANR no sacó conclusiones ni lecciones de aquel fracaso, pues presenta a postulantes con muchos cuestionamientos, sin histórico, sino puro apellido (o poderío económico), algunos incluso considerándose “herederos al trono”, aunque nunca hicieron mérito para ello.

Uno de los primeros que había anunciado su precandidatura es el concejal municipal Juan Ángel Núñez, considerado “un histórico” dentro de la Junta Municipal. Pero no desde un aspecto positivo, ya que se caracterizó por defender y comulgar siempre de acuerdo a los intereses del nefasto clan Zacarías. Recién en el último tramo, cuando todo el pueblo paraguayo ya sabía que el régimen Zacarías caería inexorablemente, Núñez “recapacitó” y decidió convertirse en “opositor”. En términos futboleros, se diría “a los 45 minutos del segundo tiempo”. De su gestión como edil, poco o nada positivo se podría citar. Más bien pasó desapercibido, por lo cual muchos electores colorados consultados consideran que su precandidatura es meramente una “pantalla” para intentar negociar apoyo y sacar tajadas políticas de cara a las generales.

Otro candidato es Juan Marcel “Juancito” Pereira, hijo del extinto dirigente stronista Juan Eudes Pereira. Del mismo solo se sabe que “vive del dinero heredado de la familia”, no se le reconoce cualquier otra actividad económica o laboral. Al principio, “Juancito” confiaba en obtener la chapa de Concordia Colorada, dada su amistad “de infancia” con el presidente Mario Abdo Benítez. Sin embargo, al final ni siquiera eso pudo lograr y ahora deberá correr por un movimiento independiente, sin apoyo significativo de dirigentes capitalinos.

Otro “paracaidista” en política es Esteban Wiens, hijo de Arnoldo Wiens, ministro de Obras Públicas del gobierno Mario Abdo. Inexperto en política y desconocido en Alto Paraná, la candidatura de Wiens tiene el apoyo del movimiento “independiente” del gobernador Roberto González Vaesken. En círculos internos, el propio ejecutivo regional habría reconocido que Wiens “no tiene chances” en la interna, pero considera que “ganará experiencia política” participando de esta contienda electoral. Se trataría más bien de un favor de Vaesken a Arnoldo Wiens, ya que ambos son amigos y socios comerciales.

El empresario Juan Ramírez es otro colorado que busca ganar la interna. Hijo de la empresaria Odila Báez (cuestionada en su momento por ser “planillera” en la Itaipu Binacional), Ramírez intenta hace un tiempo darle a su campaña política un matiz “social”, a través del movimiento “Te Queremos CDE”. No obstante, le juega en contra un perfil bajo y el descreimiento generalizado que existe sobre los candidatos del Partido Colorado. Sin embargo, analistas estiman que el mismo tiene chances reales, gracias a la gran división y los “peros” que tienen los demás candidatos.

Finalmente, y quizás la candidatura más polémica es la del diputado Ulises Quintana, pero que paradójicamente también sería el “favorito” a ganar la interna, ya que ostenta la chapa de Concordia Colorada (fusión de Honor Colorado con Colorado Añetete), los dos mayores movimientos políticos a nivel país. Pese a sus problemas judiciales, Quintana sigue ostentando una imagen relativamente buena en Alto Paraná y más especialmente en Ciudad del Este, donde la ciudadanía colorada no olvida que fue uno de los artífices principales de la caída del clan Zacarías. No obstante, por de pronto la justicia sigue como una “espada de Damocles” encima de la cabeza del parlamentario, ya que la causa judicial en la cual se le involucra aún no ha concluido.

En definitiva, la Asociación Nacional Republicana no ofrece alternancia ni opciones reales en Ciudad del Este. Un rejuntado de candidatos acomodados, “hijitos de papá”, liados en problemas judiciales y algunos dueños de fortunas cuestionables, proyectan la imagen de “ofrecer más de lo mismo”, situación que es considerada muy beneficiosa para la oposición, que busca mantenerse en el poder en la capital departamental, otrora un “bastión colorado”. La ANR expone una fortaleza bastante menguada en el Este, a raíz de la corrupción implantada por los Zacarías, aún muy vívida en el recuerdo de los esteños y por la falta de candidatos realmente convincentes.

LEA MAÑANA: Análisis de las listas a concejalía de CDE de los distintos movimientos colorados.

Fuente -> http://www.laclave.com.py