Cancillería ordena el cierre de oficina consular en Encarnación y familiares de enfermos lamentan medida – Nacionales

0
34

ENCARNACIÓN. La Dirección de Asuntos Consulares del Ministerio de Relaciones Exteriores ordenó el cierre de una oficina de atención permanente que en el contexto de la pandemia del coronavirus fue instalada en la zona primaria del puente internacional “San Roque González de Santa Cruz”, lado paraguayo. La medida fue lamentada por cientos de personas que se valían de esta oficina para obtener en Argentina medicamentos inexistentes a nivel local.

Mediante nota número 51, que tiene fecha dos de septiembre del corriente, el director de Asuntos Consulares, Juan Ignacio Livieres, solicita al cónsul paraguayo en Posadas, Agustín Goiburú, que proceda a dejar sin efecto la oficina consular instalada en la zona primaria del puente internacional, y volver a la oficina consular en la ciudad de Posadas, sede original de sus funciones.

El funcionario jerárquico deja entrever un reclamo a su inferior, en este caso el cónsul Goiburú, el no haber acatado una instrucción precisa determinada el 20 de julio último, en la que se dispone dejar sin efecto la oficina de atención permanente porque contradice y “colisiona” con normas jurídicas en materia de derecho internacional.

La determinación de la Cancillería nacional, sin embargo, fue criticada por familias de pacientes crónicos, algunos dependientes de medicinas oncológicas a las que no pueden acceder a nivel local porque no existen o porque son extremadamente caras.

Esta decisión significa firmar la carta de defunción para muchos pacientes que dependen de esta ventanita de auxilio en el contexto de la pandemia, en que las fronteras están cerradas, y no podemos recurrir por nuestros propios medios a comprar estos medicamentos en la vecina orilla, señaló una de las afectadas.

Familiares de estos pacientes anunciaron que pedirán al gobernador de Itapúa, Juan Schmalko, y el senador colorado, Juan Afara, para que intercedan ante las instancias que correspondan y buscar que esta decisión de la sea revocada.

Esta oficina de atención permanente cumple una función humanitaria, está ayudando a salvar vidas, no es justo, ni razonable, cerrar. A nadie molesta, por el contrario, es una ventana de esperanza para muchas personas enfermas y sus familiares, indicaron.

Fuente -> http://www.abc.com.py