Cambios en WhatsApp: ¿cómo proteger nuestros datos? – Nacionales

0
12

Para empezar, el especialista en ciberseguridad recordó que tanto WhatsApp como Facebook e Instagram son servicios, no simples aplicaciones. Por ese motivo, se requiere siempre de la aprobación de un contrato al acceder a ellos y, por ende, solo deben ser utilizados por adultos.

Asimismo, Gaspar señaló que la nueva actualización de WhatsApp es una simple oficialización de algo que la compañía de Mark Zuckerberg ya viene realizando desde 2014, con la compra de Facebook e Instagram: la integración de todas las plataformas.

Es decir que desde hace varios años las tres plataformas vienen compartiendo la misma base de datos en cuanto a intereses, navegación, ubicación y mucho más.

En simples palabras, explicó que palabras activan los mecanismos de control que harán que se pueda perfilar a todas las personas, para saber qué están haciendo, comentando o todo tipo de información de interés para autoridades nacionales.

Por ejemplo, si se utilizan palabras relacionadas a delitos se puede activar una alarma y, gracias a la nueva autorización brindada por quienes aceptaron las políticas de WhastApp, se puede dar aviso a las autoridades y dar de baja las cuentas de los usuarios involucrados.

Además, el perfil elaborado en base a todo lo que se comparte a diario permite que las plataformas ofrezcan los productos acordes a los gustos y las necesidades de las personas.

Lea también: Whatsapp quiere compartir más datos con Facebook, los usuarios se inquietan

¿Qué hacer?

Apenas se anunció estos cambios, plataformas de mensajería como Telegram y Signal registraron un incremento tan grande de usuarios que hasta el registro se vio retrasado debido al colapso del sistema. En ese sentido, el especialista recalcó que la solución no pasa simplemente por dejar de usar WhatsApp, sino por realizar una serie de cambios en pos de la “higiene digital”.

“No es cuestión de plataforma sino de forma”, aclaró. Como recomendación general, primeramente señaló que no se debe compartir todo tipo de información en una plataforma, sino segmentarla de acuerdo a la importancia. Por ejemplo, se puede utilizar las mensajerías como WhatsApp para uso cotidiano, Telegram para cuestiones más laborales y correo u otra plataforma para asuntos privados y delicados.

“Es decir, no enviar por el mismo canal informaciones que no tienen los mismos niveles de relevancia”, añadió. En ese sentido, también sugirió no tener instaladas todas las aplicaciones en los celulares. “Es una invitación, vos decís: ‘Vení, espiame’”, añadió y por ello recomendó acceder a la mayoría de las redes solo a través de las computadoras.

Sobre todo, hizo énfasis en que se deben cerrar los accesos a Instagram y Facebook, puesto que son las plataformas más conectadas entre sí.

Por otra parte, también señaló como importante desactivar las cámaras, GPS y audio, y si los celulares no tienen esas funciones integradas, se pueden descargar aplicaciones de seguridad que tienen dichas opciones.

Vea además: Recomiendan utilizar otros servicios de mensajería instantánea ante nuevas condiciones de WhatsApp

Cibersalud

En otro momento, el especialista recalcó que durante la pandemia se registró un incremento impresionante del tiempo de uso de pantalla en toda la población nacional, pero sobre todo en los niños. Esto se dio debido a la utilización de la tecnología para la educación.

Señaló que lo recomendable en niños de hasta 12 años es no utilizar celulares o computadoras por más de tres horas. No obstante, durante la cuarentena se detectó que el tiempo frente a las pantallas era de hasta 11 horas al día, entre las clases y los videojuegos.

En ese contexto, señaló que también se registró un incremento del 50% del tiempo en pantalla a nivel general, en niños y adultos. También aumentó en un 200% la ciberdelincuencia.

Ese último incremento implicó la vulnerabilidad de la niñez y adolescencia, los robos de cuentas y billeteras electrónicas y extorsiones.

Asimismo, se notó un excesivo aumento de problemas relacionados a la salud mental, como la ciberadicción, el acoso infantil y los ciberabusos a las poblaciones más vulnerables.

Nota relacionada: Cómo proteger nuestros datos en internet

Fuente -> http://www.abc.com.py