Caen falsos asistentes fiscales que “aguaron” fiesta de concejala departamental – Nacionales

0
18

La concejala departamental de Paraguarí, Juani Alfonzo, que había festejado el 15 años de su hija durante esta cuarentena, fue sorprendida en plena fiesta por dos personas que se hicieron pasar por funcionarios del Ministerio Público, que le “aguaron” la fiesta y además empezaron a extorsionarla desde el domingo para supuestamente no “imputarla”. Mediante una entrega controlada a cargo de un fiscal verdadero, estas dos personas fueron detenidas hoy en Carapeguá. La concejala es la misma que catalogó a la COVID-19 como un “teatro”.

22 de septiembre de 2020 – 19:05

“La madre de la quinceañera es una política, eso hace inferir que probablemente dispone de un caudal económico capaz de soportar un chantaje económico de este nivel”, indicó el fiscal Rodolfo Colmán, que encabezó la entrega controlada del dinero para lograr la detención de Tamara Jacquet e Isabelino Segovia Olmedo, los dos presuntos extorsionadores.

El agente fiscal comentó estas dos personas “se apersonaron, descompusieron la fiesta, hubo un desbande total, susto, criaturas que pensaron que iba a ir presas, estaba usurpando las funciones del Ministerio Público. Se estaban haciendo pasar como agentes fiscales enviados por la fiscala Gladys González de Lambaré”.

Lea más: Concejala de Paraguarí dice que testeo de COVID-19 es un teatro y que el virus “no existe en San Roque”

Sin embargo, los días posteriores el acoso se fue intensificando, llegando a exigir varios millones de guaraníes supuestamente para no imputarla. “Como se retiraron sin todo lo que pretendían de dinero, empezaron a extorsionar el domingo todo el día, ayer todo el día y metieron la denuncia hoy y tras haber coordinado la entrega que tanto pretendían y con el aval del Poder Judicial procedimos a realizar una entrega controlada” explicó Colmán.

Es así que tras recibir unos G. 15.000.000 de manos de la víctima, se procedió a inmediata detención del hombre y la mujer, que no solo usurparon funciones del Ministerio Público, sino que también utilizaban placas policiales y portaban documentos públicos falsos. “El origen del documento obviamente es trucho. La persona que firmó no es alguien autorizado a producir documentos públicos”, afirmó el fiscal, destacando que una supuesta orden de allanamiento “era la mercadería de canje por el dinero”.

Fuente -> http://www.abc.com.py