Audi RS e-tron GT prototype: así sería un RS eléctrico

0
36

José Manuel González Torres

Los aficionados al motor solemos caer en la obviedad de pensar que tiempos pasados fueron mejores. Nos eriza la piel escuchar los propulsores atmosféricos subir de vueltas o los escapes sin filtros, que expulsan una melodía difícil de describir. Sin embargo, la tecnología eléctrica tiene algunas ventajas irreprochables. La capacidad de los ingenieros de extraer toda la potencia de un motor eléctrico es incomparable a la de un bloque gasolina, que siempre tiene ciertas pérdidas de eficiencia térmica. La electrificación ha llegado para quedarse así que, más nos vale, hacernos a la idea y buscarle el lado positivo. Empezando por la urgencia climática que nos ha llevado al punto de no retorno actual, un momento clave para la humanidad y nuestro planeta. Pero si el medio ambiente no te preocupa, en este artículo te explicamos por qué sí debería, puedes buscarle el lado emocional con modelos como el Audi RS e-tron GT prototype. Esta obra maestra de la tecnología sirve como primer boceto de lo que está por llegar en la firma de los aros. Todavía no sabemos nada del futuro RS de Audi pero sí sabemos una cosa: están listos para trasladar todos los conocimientos extraídos de su participación en la Fórmula E.

Os hemos hablado infinidad de veces de la importancia de la competición en el desarrollo de los modelos de producción. Muchas firmas, desde Mazda hasta Citroën, pasando también por Audi, utilizan las carreras como banco de pruebas de nuevos inventos de la automoción. Este Audi RS e-tron GT prototype es un ejemplo excelente, ya que se trata de un coche de un e-tron de producción al que le han incorporado las últimas innovaciones experimentadas en la Fórmula E. A finales de verano, Lucas di Grassí, piloto del equipo Audi Sport ABT Scherffler de la fórmula eléctrica, se sentó tras el volante de este coche en Neuburg.

El objetivo de esta sesión de pruebas era que, un piloto del Gran Circo, pusiera a prueba los retoques en la suspensión neumática, amortiguación adaptativa y el sistema de las ruedas directrices. Compartió sus conclusiones con tres responsables del desarrollo del e-tron GT, que se morían de ganas de saber si un Gran Turismo puede llegar a emocionar a un piloto como di Grassi. Un experto al volante que, además, es embajador internacional de la ONU para un aire limpio.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es