Asunción recuerda a las víctimas de desaparición forzada en la dictadura – Nacionales

0
42

La Coordinación de Derechos Humanos de la Intendencia Municipal de Asunción organizó ayer a la mañana en la plaza de los Desaparecidos, al lado del Palacio de López (Paraguayo Independiente y Ayolas), la conmemoración por el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas.

El evento simbólico consistió en la plantación de un arbolito en memoria de las víctimas de desaparición forzada. Asistió al acto el intendente de Asunción, Óscar Rodríguez (ANR).

Cristóbal Marecos, representante del Comité de Iglesias, señaló que es aberrante escuchar a algunos voceros que en tiempos de la dictadura de Alfredo Stroessner hubo paz social y estabilidad social.

Dijo que los que tienen memoria pueden testimomiar que en tiempos de Strossner lo que había era “dictadura, persecución sistemática a los que pensaban diferente, atropellos a los Derechos Humanos, y asesinatos”.

“La paz que pregonaba en aquellos tiempos se compara con la paz romana que denunciaba Pablo a los Tesalonicenses, a donde iban los romanos llevaban opresión, muerte e idolatría. Así como el César, aquellos se consideraban Dioses. Creían que podían disponer de la vida de aquellos mortales”, expresó.

Por su parte, el intendente Rodríguez indicó que cuando se identifica con un color “estamos abrazando el fanatismo”. Pidió dejar de lado “los colores”.

Desaparecidos

La dictadura de Stroessner (1954-1989), la más larga de Suramérica, dejó 425 desaparecidos o ejecutados, detuvo a casi 20.000 personas que en su mayoría padecieron torturas, y forzó el exilio de 20.814 paraguayos, según el informe de la Comisión Verdad y Justicia.

Paraguay solo ha recuperado 37 cuerpos de los desaparecidos en ese periodo, de los que la Dirección de Memoria Histórica y Reparación solo ha conseguido identificar a cuatro.

Stroessner formaba parte de la Operación Cóndor; fue una alianza de las dictaduras latinoamericanas (Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Ecuador, Paraguay y Uruguay), que produjo más de 100.000 víctimas en las décadas de 1970 y 1980.

La Coordinadora de Derechos Humanos de Paraguay (Codehupy) denunció en su momento la “falta de justicia” que sigue existiendo con relación a los crímenes cometidos durante la dictadura de cuyo derrocamiento se cumplió el 3 de febrero pasado 31 años.

Tras su caída en 1989, Stroessner se exilió a Brasil, donde falleció en 2006 y donde fue enterrado.

“Ausencia de memoria”

En su momento, la Codehupy señaló su preocupación por la ausencia de memoria histórica y de políticas educativas que recuerden los acontecimientos recientes del país que ponen a los paraguayos en “zona de riesgo permanente ante las tentaciones de un retorno autoritario”.

También criticó la devaluación de la gestión pública que, a su juicio, desoye las demandas de una sociedad que pide más participación social, igualdad, mejores servicios sanitarios y educativos.

Fuente -> http://www.abc.com.py