Así nació y se construyó ‘Assassin’s Creed Valhalla’

0
41

 

El elemento histórico

Si bien es cierto que Assassin’s Creed no deja de ser una saga de aventuras que juega con ciertos elementos de la ciencia ficción, la cuidada recreación histórica y los cambios de época con cada entrega se han convertido en su seña de identidad y en una de las características más queridas por los fans.

Assassin’s Creed Valhalla no es una excepción y así nos lo aseguró Thierry Noël, historiador que ha formado parte de la unidad de investigación (Research Unit) para este título. Su función era la de “nutrir la creatividad de los desarrolladores” y “dar respuestas” a cualquier duda que pudiera surgir durante el proceso creativo, pero también ha tenido “gran parte de reconstrucción”. La Era Vikinga no es la más documentada  que se diga y muchas de las crónicas y textos asociados a estos años fueron escritos por las víctimas de los saqueos vikingos, por lo que no se pueden considerar muy objetivos… Thierry reconoce que el trabajo histórico de AC Valhalla “ha sido un desafío” debido a la escasa documentación y que han tenido que “recurrir a expertos, historiadores, arqueólogos…”.

Pero la cosa no termina ahí, porque no debemos olvidar que estamos hablando de un juego y no de un documental. ¿Qué significa esto? Pues que tenían que tener muy claros sus objetivos y prioridades. En palabras de Thierry: “Tiene que ser divertido y emocionante pero sabemos que para Assassin’s Creed es muy importante tener una base histórica”. Ese difícil equilibrio parece haberse conseguido y, de hecho, el historiador considera que AC Valhalla tiene “un 75% de historia y un 25% de creatividad” (a groso modo, por decir algo).

Es precisamente ese trabajo conjunto entre creativos e historiadores y el respeto que la saga tiene por los hechos históricos lo que explica uno de los puntos fuertes de cualquier Assassin’s Creed. En el caso de AC Valhalla, seguir los pasos de Eivor no solo nos llevará a encarnizadas batallas campales de las que solo saldremos vivos blandiendo el hacha, sino que nos demostrarán que los temibles vikingos hacían otras cosas además de matar y tenían sus corazoncitos. “Tenían sus sueños, sus familias…”, dice Thierry, pensando tal vez en cómo la complejidad inherente a cualquier cultura a veces queda empañada por los estereotipos y las leyendas negras.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es