Asaltantes interceptan a una familia y roban G. 17 millones en Santa Rosa del Monday

0
43

Los bandidos interceptaron y obligaron a la víctima a arrojarse a la banquina.

SANTA ROSA DEL MONDAY. Tres asaltantes fuertemente armados interceptaron a tiros un automóvil en el que viajaba una familia. Los desconocidos obligaron al conductor a que detenga la marcha a un costado de la ruta que une Santa Rosa con la colonia Cruce Ferreira, para luego alzarse con G. 17 millones, que iban a ser destinados para la compra de ganado en la zona de Caazapá. El violento asalto ocurrió sucedió ayer, alrededor de las 10:00.

La víctima fue identificada como Roberto Rojas Cantero, de 39 años, domiciliado en Domingo Martínez de Irala, quien iba acompañado de su esposa y su hijo menor de 6 años en su automóvil Toyota Vitz, de color rojo, cuando fue alcanzado por los ocupantes de un Toyota Premio, de color plata, con polarizados, cuyos ocupantes efectuaron varios disparos que alcanzaron uno de los neumáticos y otras partes del vehículo, lo cual obligó al conductor a quedarse al costado de la ruta.

Dos de los malvivientes descendieron del automóvil y a punta de arma de fuego obligaron a la víctima a entregar los G. 17 millones que llevaba para comprar ganado en la zona de Yuty, Caazapá.

Tras cometer el hecho, los malvivientes subieron nuevamente al rodado y se dieron a la fuga hacia el casco urbano de la ciudad de Santa Rosa del Monday, ubicada a unos 15 kilómetros del lugar donde ocurrió el asalto. Afortunadamente, ninguna de las víctimas resultó con heridas, pese a los balazos que impactaron contra la chapería del auto.

“PROFESIONALES”

Agentes de la comisaría 17ª, jurisdiccional, y del Departamento de Investigación de Delitos del Alto Paraná, acudieron al sitio del suceso y coincidieron en manifestar que se trató de un golpe ejecutado por “profesionales”, teniendo en cuenta la forma con que actuaron. Al mismo tiempo, señalaron que los asaltantes manejaban informaciones precisas, como horario, itinerario y monto de dinero que transportaban las víctimas, lo que hace presumir que algún familiar cercano o alguien que conocía sus movimientos financieros facilitó los datos a los bandidos.

Fuente -> http://www.laclave.com.py