¿Apto para conducir? El coche lo decidirá

0
39

En Europa, más de 25.000 personas pierden la vida en la carretera cada año, mientras que otras 135.000 resultan gravemente heridas. Los principales culpables son la velocidad, la conducción con alcohol o drogas, la falta de uso del cinturón de seguridad, la distracción y la fatiga. Europa es la región más segura del mundo con 49 muertes por millón de habitantes, pero dado que la UE tiene como objetivo reducir casi a cero las muertes por motivos de seguridad vial para 2050, todavía queda mucho por hacer.

El tipo de automóviles automatizados que circulan en la actualidad brindan asistencia en la dirección, los frenos y la aceleración mientras el conductor todavía está al volante y monitorea constantemente la conducción. Estos se conocen como nivel dos en la escala de autonomía, pero los vehículos podrían alcanzar hasta el nivel cinco en la escala de seis niveles en el futuro, convirtiéndose en un automóvil completamente autónomo.

Sin embargo, todavía no hemos llegado a ese punto y tenemos que hacerlo paso a paso, comenta Anna Anund del Instituto Nacional Sueco de Investigación de Carreteras y Transportes (VTI).

Ella y su equipo están desarrollando sistemas basados en sensores como parte del proyecto ADAS & ME para avanzar hacia el nivel tres, en el que el conductor puede descansar y solo se espera que conduzca cuando el automóvil lo solicite.

Estos sistemas también transferirían automáticamente el control entre el vehículo y el conductor para garantizar la seguridad vial, especialmente cuando el conductor está somnoliento, estresado, distraído o ansioso.

“Queremos asegurarnos de no devolver el control a los conductores que no son aptos para conducir, y también de que podemos utilizar la funcionalidad automatizada para asumir el control si el conductor no está en condiciones de conducir”, dice Anund. “Lo que nos gustaría lograr es una transición segura y aceptable para evitar accidentes graves con personas que resulten gravemente heridas o incluso mueran”.

Muchos conductores no están en condiciones de conducir desde el principio: a veces están fatigados, a veces se quedan dormidos mientras conducen en medio de la noche, a veces están preocupados, estresados o distraídos, explica. El estado del conductor, pero también otros factores, como su salud, la carretera por la que circula, las condiciones meteorológicas y la hora del día, influyen en la conducción y aumentan el riesgo de accidentes.

Según la información publicada por la Comisión Europea, la fatiga del conductor es un factor importante en el 10% -20% de los accidentes de tráfico. Sin embargo, debido a que es difícil medir la fatiga o la somnolencia, ha recibido relativamente poca atención a lo largo de los años junto con el tráfico y los accidentes de tráfico, continúa Anund.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es