Aprende a reconocer las señales en ‘Ghost of Tsushima’

0
47

2020 parece ser el año de despedida de una generación de consolas que nos ha regalado grandes momentos. Si en junio PlayStation soltaba su traca final con The Last of Us Parte II, la continuación de su gran título exclusivo, en julio nos ha vuelto a dar una alegría con el lanzamiento de Ghost of Tsushima, un videojuego desarrollado por Sucker Punch que llevaba dejándose ver desde hacía tiempo y prometía una experiencia de mundo abierto y aventuras protagonizada por un temible guerrero samurái.

Ghost of Tsushima nos traslada al año 1274, cuando las fuerzas de Kublai Kan llegaron a las costas de Tsushima con la intención de instaurar una base segura desde la que lanzar una conquista masiva del archipiélago nipón. Por entonces el kan no solo poseía el mayor imperio de su tiempo sino que sus ejércitos eran los mejores y más temidos de toda Asia y parte de Europa. Para enfrentarse a ellos, la isla contaba con la guarnición del señor local (entre 80 y 100 samuráis). Hasta aquí el planteamiento histórico que toma los hechos como punto de partida para contar una historia propia de cualquier película de Akira Kurosawa (a quien el juego debe muchísimo). Nos ponemos en la piel de Jin Sakai, sobrino del poderoso señor Shimura que sobrevive a la primera batalla con los mongoles y decide buscar venganza por su cuenta, aunque eso signifique abandonar el código por el que se ha regido toda su vida. Escaso de aliados y con recursos limitados, Jin tendrá que decidir qué está dispuesto a sacrificar para salvar a su pueblo y vencer al invasor y si podrá convertirse en la leyenda que encarna todo aquello que es contrario a la vida samurái: el Fantasma.

Ghost ot Tsushima destaca principalmente por dos cosas. Por un lado, la excelente simulación que hace de lo que debía sentirse al ser un guerrero samurái, desde su lado más culto y sosegado hasta el dominio de las distintas técnicas de combate y la lucha singular en duelos de katana que quitan el aliento. Por otro, la profunda ambientación y el trabajo de recreación de la desbordante naturaleza de Tsushima, que puede apreciarse en cada brizna de hierba y cada riachuelo que fluye sin que la guerra perturbe su curso. Precisamente ambos elementos se unen en el trato que Jin tiene con el entorno y la naturaleza que le rodea, ya que depende de ella para orientarse y sobrevivir.

Ghost of Tsushima ha querido alejarse un poco de esos minimapas con la ruta señalada o brújulas sobre nuestra cabeza y ha apostado por un tipo de orientación en la que el jugador debe aprender a leer las señales que el bosque y la montaña le dan. Durante los primeros momentos del juego es un poco chocante porque es un sistema al que los títulos de mundo abierto no nos tiene acostumbrados pero una vez le coges el punto resulta muy cómodo y supone un punto a favor para el juego de Sucker Punch.

Para facilitar el trabajo a aquellos que acaben de empezar a sumergirse en la historia de Jin Sakai, aquí os dejamos algunas de las principales señales que tendréis que aprender a interpetar si queréis sobrevivir en Tsushima.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es