Angosto tramo en la rotonda de Remanso se vuelve peligro extremo

0
21

El negocio de Morínigo es uno de los locales ubicados enfrente del tramo donde se conectan la ruta Transchaco con la PY03 General Elizardo Aquino, zona de Limpio. Se trata de una angosta y pronunciada curva. En su entorno existen secuelas de choques, como columnas y murallas derrumbadas. Los comerciantes colocaron una pequeña baranda de hierro en la vereda y piedras para señalizar. La distancia entre los locales y el ceñido pero transitado trayecto es reducida. Mientras que en el área superior se impone el superviaducto. La sensación de que en cualquier momento un camión o auto pueda salir del carril e ir a parar a los comercios y viviendas es la constante. “Aquí cruza primero el que es más caradura. El cartelito de ‘ceda el paso’ está de adorno. Inclusive se cayó en un choque y volvimos a colocar”, relata el comerciante Daniel Lavan. Los moradores piden mayor señalización y reductores de velocidad antes de llegar a la curva. Aseguran que la respuesta desde el Ministerio de Obras Públicas, por parte de la Patrulla Caminera es que los reductores no son posibles por ser ruta internacional. El ingeniero Carlos Casati, jefe de Conservación de Rutas del Ministerio de Obras Públicas (MOPC), indicó que pasará el informe al área de señalización. Como posible medida, indicó que en la rotonda se podrían reforzar carteles para disminuir la velocidad. Alegó que una modificación de la obra sería difícil porque se tendrían que realizar expropiaciones. Intentamos tener la versión de la intendenta de Mariano Roque Alonso, Carolina Aranda, pero no contestó. PASARELA. Para los peatones cruzar del otro lado de la ruta, entre el tráfico, es un desafío. Solo existe una pequeña pasarela en la rotonda. Las pequeñas barandas están destrozadas, producto de las colisiones de los rodados. El espacio sin barreras es aprovechado por los peatones para acortar la larga distancia y cruzar por el pasto.Pedimos mayor señalización antes de llegar a la curva. Vivimos con miedo de que los vehículos atropellen locales. Daniel Lavan, comerciante.

Fuente -> http://www.ultimahora.com