Acostúmbrate a visitar cada vez menos a tu médico

0
38

De acuerdo con un reciente estudio llevado a cabo por la plataforma Doctoralia, en el que se ha recabado la opinión de los propios profesionales sanitarios, las especialidades que mejor se adaptan a la asistencia a distancia serían la dermatología, la ginecología, la oftalmología y la cardiología. Estas valoraciones coinciden en buena manera con el Índice SEIS 2019 de la Sociedad Española de Informática de la Salud –realizado con datos anteriores a la llegada de la COVID-19–, donde se indica que las especialidades de teledermatología, teleictus y teleoftalmología son las más frecuentes en los servicios de salud autonómicos: las tres se pueden encontrar en doce comunidades.

Concretamente, la dermatología fue una de las primeras disciplinas en adoptar la telemedicina, ya que es una especialidad donde las imágenes son el patrón oro para diagnosticar dolencias asociadas a la piel. La determinación de la enfermedad cutánea y el posterior seguimiento son posibles, pues, si dichas imágenes tienen buena calidad. Según indican los especialistas, aproximadamente un 90 % de los casos dermatológicos pueden valorarse en remoto.

Así lo considera, por ejemplo, Gloria Abad, dermatóloga del Centro Médico Teknon, en Barcelona, y miembro de Doctoralia: “A través de la consulta online se puede hacer seguimiento a personas que padezcan dolencias crónicas, como la psoriasis y la dermatitis atópica o seborreica, pero también es posible realizar diagnósticos de infecciones de la piel –hongos o herpes–, alergias, urticaria o acné”.

Respecto a la cardiología, los pacientes con trastornos crónicos pueden realizar un tratamiento recurrente a distancia. Luis Calvo, especialista del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario La Paz, en Madrid, y también miembro de Doctoralia, señala que “los pacientes más adecuados son aquellos que se encuentran en una situación estable y con una enfermedad cardiovascular crónica, como puede ser la hipertensión arterial y la hipercolesterolemia”.

En otras de las áreas antes identificadas, como la ginecología, asimismo es posible de partida esta asistencia virtual, pero juega un mayor peso la precisión del paciente a la hora de describir lo que le ocurre.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es