Abogado de Minotauro niega vinculación de su cliente con droga incautada por la Senad

0
45

El abogado Ronald Morínigo, representante legal del sindicado como capo narco Sergio de Arruda Quintiliano Netto, alias Minotauro, realizó una conferencia de prensa este jueves para desmentir cualquier vinculación de su cliente con la droga incautada por la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) y la Fiscalía, en un inmueble rural ubicado en Amaro Cué-Cerro Coraí 1 de Pedro Juan Caballero.El abogado señaló que Minotauro se encuentra recluido en una prisión de máxima seguridad y que incluso su propio abogado en Brasil tiene dificultades para hablar con su cliente, informó el corresponsal de la zona Marciano Candia. Lea más: Incautan droga de Minotauro que pasando por Brasil recalaba finalmente en Europa Asimismo, dijo que es imposible que el hombre lidere un esquema de drogas desde el Brasil y que tampoco tiene ninguna vinculación con el lugar en el que se realizó el allanamiento. En ese sentido, pidió al Ministerio Público que realice averiguaciones objetivas, ya que es un juicio donde se debe determinar la vinculación o no de su defendido. Entre tanto, manifestó que las autoridades mencionaron una supuesta investigación federal, pero no presentaron evidencias. Sostuvo que van a exigir una aclaración a la Senad y al Ministerio Público por la información brindada a los medios de prensa. Entérese más: En operativo conjunto incautan 310 kilos de cocaína en Amambay En un procedimiento realizado por la Unidad Especializada en la lucha contra el narcotráfico y la Senad se incautó un cargamento de 250 kilos de cocaína y 60 kilos de pasta base, además de 325,6 kilos de marihuana, una pista y una balanza electrónica. Un hombre identificado como Héctor Darío Cabral quedó detenido durante el operativo. Según la investigación, las cargas de drogas eran enviadas desde la estancia allanada hasta el Brasil, utilizando el Puerto de Recife y desde allí eran embarcadas a Europa. El operativo conocido como Alem Mar está enmarcado dentro de una investigación conjunta con la Policía Federal del Brasil y lleva al menos tres años.

Fuente -> http://www.ultimahora.com